El independentismo catalán se echó las manos a la cabeza cuando, el pasado mes de abril, un muñeco en representación de Carles Puigdemont fue nombrado ‘Judas’ del año y destrozado por los vecinos en el pueblo sevillano de Coripe. El propio ex presidente de la Generalitat aseguró que lo que sucedió en Coripe -una tradición anual en la que antes se quemó, por ejemplo, a Rodrigo Rato- «no iba contra la persona sino con lo que representamos, el lazo amarillo, la bandera, la libertad…». Quim Torra amenazó con denunciar los hechos en la Fiscalía.

Ahora la polémica se produce al revés. Aprovechando las hogueras de San Juan que se han celebrado en toda España este fin de semana, algunos simpatizantes independentistas se han organizado para quemar representaciones de políticos consitucionalistas y figuras simbólicas como la del magistrado Manuel Marchena, que ha conducido el juicio al procés en el Tribunal Supremo.

Una vecina de Lleida ha compartido en sus redes sociales el momento en el que se prende fuego a la representación de Marchena, vestido con toga e identificado como juez del Supremo. «Hemos quemado a Marchena y se le ha caído la cabeza», escribió esta usuaria, acompañando el mensaje con emoticonos de carcajadas.

https://twitter.com/Volemrepublica/status/1142955806947762176

El hecho se produjo en el marco de las hogueras de Cappont, en Lleida, donde se quemaron otras «obras» de similar gusto. Entre otras, un panel con algunas de las expresiones utilizadas por Marchena durante el juicio: «No es de interés para la sala», «no me replique» o «cíñase a los hechos», entre otras.

Imágenes similares se produjeron en otros lugares, como las hogueras del barrio de Fort Pienc, en Barcelona. En este caso fue otro vecino del barrio quien compartió el vídeo en sus redes sociales, asegurando que se había quemado «a Marchena, a Iceta, a Albiol…». «Después no nos quejemos si le disparan a un muñeco de Puigdemont en Andalucía».