El Gobierno protestará ante el Reino Unido tras estudiar las circunstancias en las que se ha producido la detención de un petrolero que llevaba crudo a Siria por parte de las fuerzas de seguridad de Gibraltar y de la Marina británica, por afectar a la soberanía española. «Estamos viendo de qué manera afecta a nuestra soberanía, en la medida en que se ha producido en unas aguas cuya soberanía entendemos que es de España», había avanzado el ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación en funciones, Josep Borrell.

España no reconoce a Gibraltar más aguas que las del puerto, porque en el Tratado de Utrecht no se cedieron, pero Reino Unido y el Peñón entienden que el mar que rodea el territorio son «aguas territoriales británicas de Gibraltar» y el área es escenario de incidentes frecuentes.

Las fuerzas de seguridad de Gibraltar han abordado y detenido este jueves a un petrolero ante la sospecha de que trasladaba una carga de crudo con destino a un puerto de Siria incumpliendo las sanciones impuestas por la Unión Europea, según ha informado el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo.

«A primera hora de la mañana, las agencias de seguridad y las autoridades portuarias de Gibraltar, apoyadas por un destacamento de los Marines, han abordado un superpetrolero que llevaba petrólero crudo a Siria», ha asegurado Picardo, en una declaración en vídeo difundida en su página web, en la que ha confirmado que el buque y su carga han sido «detenidos».

‘Incumplimiento de las sanciones’

Picardo ha señalado que la acción de las fuerzas de seguridad deriva de la información que ha recibido el Gobierno gibraltareño que apuntaba a que el buque ‘Grace 1’ «estaba actuando en incumplimiento de las sanciones de la Unión Europea contra Siria».

«De hecho, tenemos razones para creer que el ‘Grace 1’ estaba llevando su cargamento de petróleo crudo a la Refinería de Banias en Siria», ha señalado el ministro principal gibraltareño, antes de recordar que dicha refinería es propiedad de una entidad «sujeta a las sanciones de la Unión Europea contra Siria». Tras señalar que el miércoles el Gobierno de Gibraltar publicó las regulaciones y un aviso para hacer cumplir las sanciones contra este buque y su carga, Picardo ha dicho que ha dado orden para que el capitán del puerto se haga con el control del petrolero con el apoyo de la Policía y el servicio aduanero.

«Con mi consentimiento, nuestras agencias de seguridad y de seguridad portuaria han solicitado la ayuda de los Marines para llevar a cabo esta operación», ha explicado Picardo, que ha señalado que ha escrito a las autoridades de la Unión Europea para informarles de la incautación del buque.

«Quiero agradecer a los valientes hombres y mujeres de los Marines, a la Policía de Gibraltar, al Servicio de Aduanas de su majestad y a la Autoridad Portuaria de Gibraltar su trabajo para asegurar la detención del buque y su carga», ha afirmado el ministro principal de Gibraltar. «Estén seguros de que Gibraltar seguirá estando segura y comprometida con el orden legal internacional», ha concluido.