Un total de 66 diputados de la pasada legislatura han firmado un escrito en el que piden a los parlamentarios del PP que se abstengan «sin condiciones» para que gobierno Pedro Sánchez igual que hizo el Grupo Socialista en 2016 para que gobernara Mariano Rajoy. Afirman que se trata de aplicar «reciprocidad», no de que apoyen las políticas del PSOE.

«Eso que hicimos nosotros es un activo del PSOE, de todo el PSOE. Por eso os podemos decir legítimamente que ahora es el momento de la reciprocidad», afirman en el texto en el que señalan que, si el PP no es capaz de formar una mayoría de investidura con más votos que el PSOE «sería razonable» que se abstuvieran «sin condiciones» como hicieron ellos.

No os pedimos que hagáis nada que no hayamos hecho antes nosotros»

«No os pedimos que asumáis nuestros valores o apoyéis nuestras políticas. Os pedimos que no bloqueéis la formación de gobierno. No os pedimos la abstención a favor de un gobierno socialista. Os pedimos que os abstengáis para que España tenga un gobierno. No os pedimos que hagáis nada que no hayamos hecho antes nosotros», alegan en el citado documento firmado, entre otros, por José Luis Ábalos y Adriana Lastra, que se abstuvo «por imperativo» en la votación para hacer presidente a Mariano Rajoy.

Pero el requerimiento es rechazado de plano por el PP que replica cómo Sánchez, entonces en la oposición, «se opuso frontalmente a la abstención hasta el punto de que dimitió como diputado en 2016». Pero no sólo, porque también recuerda que a actual presidenta del Congreso, Meritxell Batet, y la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, votaron en contra de la investidura de Mariano Rajoy cuando ya se habían repetido una vez las elecciones y el PSOE temía una nueva consulta ante las urnas.

El PP recuerda que Batet y Robles votaron contra la investidura de Rajoy

Asimismo, Génova se escuda en que más tarde Sánchez «buscó el apoyo de los partidos independentistas para echar a Rajoy y hacerse con la presidencia del Gobierno» en la moción de censura de junio del año pasado, «rompiendo ese espíritu de colaboración constitucionalista a la que ahora pelan los diputados socialistas».

Además, señalan en tercer lugar que el jefe del Ejecutivo en funciones se ha apoyado en estos meses en los partidos independentistas, por lo que «no es de recibo que quien hizo eso ahora solicite el apoyo del PP para su investidura».

Un «camino honorable»

Durante la votación de Rajoy en 2016, 15 de los 84 diputados socialistas rompieron la disciplina y votaron en contra de investir al candidato popular. Ahora la carta está firmada por 66 de los 69 que se abstuvieron entonces. Los diputados socialistas apelan a esta abstención para recuperar parte de la cultura política que hizo posible la Transición y que inspiró la Constitución. «En política es tan importante lo que se dice como quien lo dice. No hablamos de oídas, sino de lo vivido. Quienes firmamos esta carta sabemos bien lo difícil que es hacer el camino que os pedimos que hagáis, pero es posible hacerlo, y es honorable», recalcan.