El Ejército francés ya está en el futuro. Ese es el mensaje que quiso trasladar Emmanuel Macron este domingo durante el desfile de las Fuerzas Armadas de Francia, que tomaron los Campos Elíseos para mostrar al mundo todo su potencial. Desplegaron exoesqueletos, armas estrambóticas de última generación y un prototipo que ha asombrado al mundo: un soldado volador que recorrió el cielo de París armado hasta los dientes.

Se trataba de Franky Zapata, campeón del mundo de jet-ski y colaborador del Ejército francés desde hace años. Fue él quien inventó el ‘Flyboard’ con el que este domingo dejó boquiabierto al mundo. El gobierno de Francia financia este proyecto con una asignación de 1,3 millones de euros para estudiar su aplicación militar, con la idea de convertir el modelo en un arma defensiva y ofensiva incomparable en el actual panorama militar.

El ‘Flyboard’ es capaz de volar hasta a 200 kilómetros por hora y alcanzar una altura de 2.000 metros. Está propulsado por cinco turboreactores y cuenta actualmente con una autonomía de diez minutos, en cuyo aumento se trabaja actualmente. Una vez perfeccionado, se podría utilizar tanto como arma ofensiva como defensiva contra medios aéreos como drones o helicópteros.

El desarrollo de este prototipo militar es un empeño directo de Macron, que este mismo domingo presumió de ‘invento’ en sus redes sociales. «Orgulloso de nuestro Ejército, moderno e innovador», escribió el dirigente francés acompañando un vídeo del soldado volador.

La próxima cita decisiva para el desarrollo del Flyboard, presentado en sociedad este domingo, será el 25 de julio, cuando su creador, Franky Zapata, intente cruzar montado en él el Canal de La Mancha. Su escasa autonomía obligará a recargarlo en pleno vuelo, una operación que añade dificultad a la empresa.