Los vascos no quieren más autogobierno. No al menos la mayoría, que dice estar satisfecha con el actual Estatuto de Gernika de 1979. Y la satisfacción es incluso mayoritaria entre los votantes del PNV. Entre los que afirman que habría que dejarlo como está y los que se conformarían con completar las transferencias ya incluidas y pendientes  de transferir suman el 57%, según el Euskobarómetro de la Universidad del País Vasco presentado hoy. Son los que afirman estar «plenamente» o «parcialmente» satisfechos con el actual modelo de autogobierno vasco.

Un escenario acorde con la cada vez menor identificacion que se constata con la independencia a lo largo de los últimos sondeos. El deseo de independencia en Euskadi se sitúa hoy en el 22%, según el Euskobarómetro, tres puntos menos que hace seis meses. Llama la atención que ese sentimiento independentista es mayor entre los votantes de Podemos (22%) que en el de los del PNV (17%). La fórmula del Estado de las autonomías es la que logra más respaldo, un 37%, por un 34% el federalismo.

El deseo de independencia continúa a la baja en el País Vasco. Quienes afirman no tener ningúna aspiración de una Euskadi independiente crecen un punto, hasta el 38%. Los que la tienen pero con una intensidad «pequeña» representan otro tercio, un 29%, y «grandes», el 27% restante. Respecto al sentimiento identitario, una cuarta parte de la sociedad vasca asegura considerarse «sólo vasco» (26%) frente a un 38% que dice ser «tan vasco como español».

Más apoyo que en 1979

El sondeo semestral revela además que sólo uno de cada cuatro vascos, el 26% es partidario de refomarlo para ampliar las cuotas de autogobiero y apenas el 11% se posiciona en contra del estatuto vasco y ansía una reforma en clave soberanista.

Tan sólo uno de cada cuatro vascos es partidario de reformar el Estatuto para lograr más autogobierno

Es el dato más llamativo de la nueva oleada de este sondeo semestral que la UPV realiza desde 1995. Un indicador que en opinión del responsable del Euskobarómetro, Francisco Llera refleja el valor que la sociedad vasca otorga a la estabilidad. «La gente ha descubierto el valor de la estabilidad y las cosas negativas que acarrea la inestabilidad. Hasta no hace mucho era algo que se creía asegurado y ahora se ha visto que no, como se ha comprobado con la crisis en Cataluña. Ahora la sociedad vasca está valorando esta sensacion relativa de cierto ‘oasis’ del que disfruta».

El apoyo al Estatuto vasco ha mejorado de modo muy importante respecto al que tuvo cuando se sometió a referéndum en octubre de 1979. Entonces, la norma que regula el marco autonómico en el País Vasco contó con un 53% de síes. Preguntados hoy por el sentido del voto en caso de volver a someterlo a refrendo, el apoyo alcanzaría el 59%. El repunte es muy significativo desde hace cinco años, con una mejora de 29 puntos entre quienes votarían sí. Incluso entre los votantes de EH Bildu el apoyo ha mejorado y ronda actualmente el 35%. Llera subraya que se ve al Estatuto como «un lugar de encuentro y consenso de la sociedad vasca que rechaza cualquier otra aventura que no sea su actualización».

Urkullu, amplio aprobado

En este Euskobarómetro se pregunta por el Gobierno de Iñigo Urkullu. El respaldo que obtiene llama la atención por lo amplio que es en todo el espectro político. Los votantes de PP, Podemos, PSE y PNV le otorgan un aprobado holgado (6,1 de media), que va desde el 7 de los jeltzales al 5,6 sobre diez de los votantes de la formación morada. Llera asegura que el apoyo al Ejecutivo vasco responde una vez más al valor que la sociedad vasca está concediendo a la estabilidad: «Somos una sociedad pragmática, moderada y reformista. Los votantes pueden votar B pero reconocer que A lo está haciendo bien. Aquí se vota más por la gestoon que por el programa».

Crece al 28% el número de vascos que defiende el cumplimiento íntegro de penas para los presos de ETA

Respecto a las eleciones, la satisfacción por los resultados es mayoritaria. El porcentaje más elevado de los vascos se decata por un gobierno de coalición en España «con o sin mayoría absoluta». La alianza favorita sería la de PSOE con Podemos (27%) seguida por la suma a ese bipartito de formaciones nacionalistas (16%) y finalmente una coalición PSOE-Nacionalistas, (13%).

Por último, el Euskobarómetro pregunta por los beneficios penitenciarios a los presos de ETA. El sondeo, que ha retirado ya las consultas referidas a la violencia de ETA, muestra que el 37% es partidaria de conceder medidas de reinserción a todos los presos de la banda terrorista que «se arrepientan y expresen su decisión de abandonar las armas». Una posición que sin emabrgo registra un descenso importate de nueve puntos en relacion al sondeo anterior. Uno de cada cuatro vascos, en cambio, limita esas medidas a quienes no tengan delitos de sangre. Finalmente, y con un repunte de ocho puntos, el 28% de los encuestados niega que se concedan beneficios y defiende el cumplimiento íntegro de las penas.