Política

Brasil autoriza la extradición de García Juliá, uno de los autores de la matanza de Atocha

La justicia brasileña considera que la causa por la que se reclama a García Juliá, sobre el que pesan aún 3.855 días de cárcel, no es por delitos políticos.

logo
Brasil autoriza la extradición de García Juliá, uno de los autores de la matanza de Atocha
Uno de los autores de la matanza de Atocha, Carlos García Juliá.

Uno de los autores de la matanza de Atocha, Carlos García Juliá. EP

Resumen:

La Corte Suprema de Brasil ha autorizado la extradición de Carlos García Juliá, el español que fue condenado por participar en la matanza de unos abogados izquierdistas llevada a cabo en la calle Atocha de Madrid en 1977.

Tras obtener la libertad condicional en 1991, García Juliá huyó de España a Paraguay. El pasado 5 de diciembre, fue detenido en la ciudad brasileña de Sao Paulo. Fue la Audiencia Nacional española la que pidió al Gobierno que solicitara a las autoridades brasileñas la extradición del prófugo. El órgano judicial entiende que la condena que pesa sobre García Juliá no ha prescrito y aun le quedan por cumplir 3.855 días de cárcel.

La segunda sala del Tribunal Supremo Federal (STF) de Brasil ha autorizado la extradición por unanimidad. Los magistrados consideran que la petición de extradición del Gobierno español cumple los requisitos de doble tipicidad y doble castigo y que, además, la causa por la que se reclama a García Juliá no se refiere a crímenes políticos, sino a delitos comunes. Según la fiscal general, Raquel Dodge, la solicitud de extradición describe adecuadamente los hechos y no fue presentada “con el propósito de hostigar o castigar al extraditado por sus opiniones políticas”.

Una vez llegue a España, Instituciones Penitenciarias tendrá que ver el cómputo entre el tiempo cumplido de condena y lo que le falta por cumplir

Tras cometer el crimen, a la edad de 22 años, este antiguo militante de Fuerza Nueva pasó más de un mes escondido hasta que fue detenido en marzo de 1977 y, posteriormente, juzgado y condenado. García Juliá fue condenado a 193 años de prisión como autor material de cinco asesinatos, tres asesinatos frustrados y tenencia de armas.

Tras obtener la libertad condicional en 1991, obtuvo una autorización para viajar a Asunción. Ahí, debía presentarse cada mes en la Embajada de España de Paraguay, pero no lo cumplió y desapareció. Durante su periplo fue encarcelado en Bolivia por un delito relacionado con el narcotráfico.

Sin embargo, el autor de la matanza en el número 55 de la calle Atocha estuvo desaparecido durante dos décadas. Bolivia, Chile, Argentina… fueron algunos de los países donde García Juliá estuvo huido. Finalmente, en diciembre del año pasado fue detenido cuando salía de su domicilio en el barrio paulista de Barra Funda. El condenado, que se hacía pasar por venezolano, trabajaba como conductor de Uber. La detención fue el resultado de las pesquisas llevadas a cabo por la Policía Nacional española, la Federal de Brasil y el apoyo de la Interpol.

A prisión al aterrizar

El condenado será conducido directamente a prisión una vez sea extraditado por Brasil para hacerle una liquidación de condena que fije cuantos años le quedan por cumplir. Fuentes jurídicas ha informado a Efe de que, una vez que Brasil dé el último paso para autorizar la extradición, la autoridades de este país comunicarán a Interpol la entrega para que los agentes españoles le vayan a recoger a Brasil o al Aeropuerto de Barajas, donde vendría acompañado siempre de agentes brasileños.

Al tener una condena firme, la Audiencia Nacional dictará un mandamiento de prisión para que, una vez aterrice en España, sea conducido directamente a un centro penitenciario. Entonces corresponderá a Instituciones Penitenciarias hacer una liquidación de condena: esto es, ver un cómputo entre el tiempo que ha cumplido y lo que le resta por cumplir, para determinar los años que deberá permanecer en prisión. Prisiones informará de ello a la Audiencia Nacional para que dé su visto bueno, una decisión que es recurrible por las partes.