Más Madrid ha presentado este lunes las líneas maestras de un pacto municipal contra las violencias machistas con acciones enfocadas hacia los hombres «dado que la violencia no se soluciona dando más recursos para que las mujeres salgan de ella». Entre ellas destaca, como ya anunciaron en campaña, «un servicio de atención telefónica para hombres en crisis buscando alternativas no violentas, que canalice a servicios que trabajen nuevas masculinidades, fomenten el cuidado y la empatía».

El plan, que habría que dotar presupuestariamente para que no se quede en meras «buenas intenciones», incluye la puesta en marcha de nuevos centros de crisis, como el que arrancó con Ahora Madrid. La propuesta pasa por la construcción de tres en este mandato para alcanzar las ratios europeas.

El pacto ha sido presentado en rueda de prensa por la portavoz mediática de Más Madrid, Rita Maestre. En él tienen un lugar capital la prevención y concienciación, con campañas dirigidas específicamente a movilizar a hombres contra la violencia machista como aliados para transformar los modelos de masculinidad violenta, así como acciones dirigidas a prevenir la violencia machista en las relaciones afectivas entre adolescentes.

Incorpora igualmente el impulso del Observatorio de la Violencia de Género como fuente de datos e investigaciones rigurosas que permitan intervenir adecuadamente desde la Administración; un plan específico de empleo que promueva la incorporación de las mujeres víctimas de violencia, así como de la trata con fines de explotación sexual, con un especial foco en las mujeres mayores de 50 años y apoyar la implementación del protocolo de asistencia sanitaria urgente y coordinada a mujeres víctimas de violencia sexual en la Comunidad.

El plan de Más Madrid aboga por reforzar la prevención del abuso de mujeres discapacidad intelectual o del desarrollo mediante líneas formativas y de asesoramiento a profesionales y familias; impulsar un programa de formación de mujeres de los países de origen, que ejerzan de mediadoras interculturales con otras mujeres trabajando en el abordaje de posibles casos de mutilación genital femenina y desarrollar la figura de mediadora en los equipos de la Red de Atención integral para mujeres víctimas de trata, especialmente en los equipos de intervención en calle.