Cinco miembros del grupo Desperdicis -ultras del UE Sant Andreu- han sido condenados a entre un año y un año y medio de cárcel por la agresión cometida el 4 de junio de 2016 contra tres personas que trabajaban en la carpa ‘Barcelona con la Selección’, que recoge firmas periódicamente para pedir que la selección de fútbol vuelva a disputar un partido en la Ciudad Condal.

Los agresores, miembros de un grupo calificado como radical por los Mossos d’Esquadra e identificado con el movimiento red skin, agredieron a las responsables de la carpa al grito de «putas españolas, fuera de aquí, os vamos a matar, putos españoles de mierda, perras españolas, iros a vuestro país, hijos de puta».

Tal y como recoge la sentencia adelantada por El Mundo, los procesados lo eran por delitos contra derechos fundamentales y libertades públicas en su modalidad de lesión de la dignidad de las personas, tres delitos leves de lesiones, daños y uno de hurto. Uno de los condenados sustrajo el bolso de las agredidas.

Cuatro de estas personas han sido condenadas a 18 meses de prisión y una quinta, que conducía el coche con el que escaparon pero igualmente vejó a las víctimas, recibe 12 meses de condena. Además, todos deberán indemnizar con 6.800 euros a las afectadas.

Los condenados reventaron la carpa de Barcelona con la Selección y produjeron lesiones en las responsables. La sentencia relata que los ultras se dirigieron hacia la carpa «guiados con el ánimo de animadversión ideológica a todo lo que representa España y lo español, y con la voluntad de hostigar y humillar a los voluntarios».