Política

La primera jornada de protestas se salda con 131 heridos en Cataluña

Se prevé que las protestas convocadas por Tsunami Democràtic continuen este martes

Concentración contra la sentencia del procés en Barcelona. EFE

Las protestas tras la sentencia condenatoria del Tribunal Supremo a los líderes soberanistas dejaron un balance este lunes de 131 heridos, la mayoría en el Aeropuerto de El Prat de Barcelona.

Según ha informado este martes el Sistema d’Emergències Mèdiques (Sem), sus profesionales realizaron 131 asistencias sanitarias, 115 en la T1 de El Prat.

En total hubo 91 altas in situ y 24 traslados sanitarios, uno de ellos un lesionado ocular que fue traslado al Hospital de Bellvitge (Barcelona).

El resto de heridos fueron ocho en Barcelona (siete altas in situ y un traslado sanitario); cuatro en Maçanet de la Selva (altas in situ); tres en Lleida (una alta in situ y dos traslados sanitarios) y una en Reus (alta in situ).

El epicentro de las movilizaciones del lunes fue el Aeropuerto, donde se llegaron a concentrar unas 8.000 personas, y en total se produjeron tres detenciones en El Prat, Mataró (Barcelona) y Lleida.Imprimir

Batalla campal en El Prat

Mientras la tensión aumentaba en el Aeropuerto de El Prat, donde miles de personas se concentraron en el día de ayer y protagonizaron incidentes violentos, con lanzamiento de objetos contundentes y construcción de barricadas, otros miles de manifestantes abarrotaron por la noche plaza de Sant Jaume y la Vía Laietana, en el corazón de la ciudad condal, donde también se han registrado episodios de tensión y violencia.

Efectivos de la Policía Nacional realizaron varias cargas a lo largo de la noche, especialmente ante la Jefatura Superior de Policía de la Vía Laietana de Barcelona, cuando un pequeño grupo de personas tiraban algunas de las vallas que protegen el edificio.

Parte de los manifestantes que se dirigían a la concentración convocada en la plaza Sant Jaume se detuvieron en la Vía Laietana porque el volumen de personas les impedía avanzar.

Algunas de las personas que se quedaron al frente de la Jefatura increparon a los agentes que protegían el edificio, viviéndose destacados momentos de tensión.

Más tarde, furgones de la Policía Nacional llegaron a la zona para intentar desalojar la avenida. Aunque lentamente, la multitud se fue dispersando después de que Tsunami Democràtic diese por finalizadas las movilizaciones del lunes y llamaba a los manifestantes a «descansar». «Mañana más», advertían.

Comentar ()