El Ayuntamiento de Girona ha abierto una dirección de correo electrónico para que los ciudadanos envíen vídeos de actuaciones policiales que consideren desproporcionadas durante las protestas por la sentencia del procés y poder ejercer de acusación popular.

El consistorio explica a través de un comunicado que estos documentos se emplearán «para defender la preservación de derechos fundamentales en los procesos judiciales que las personas afectadas quieran desarrollar».»La voluntad es la de pedir responsabilidades en aquellos casos de evidente mala práctica policial, donde se ha utilizado el uso de la fuerza de manera arbitraria o desproporcionada, afectado a personas ajenas a los altercados ocurridos los últimos días», añade el texto.

También se reclamará investigación en los casos de personas heridas «por parte de cualquier colectivo a lo largo de estos episodios».

Paralelamente, la alcaldesa de Girona, Marta Madrenas (PDeCAT), ha enviado una carta a sus homólogos de municipios que formen parte de su mismo partido judicial para adherirse si lo consideran oportuno a esta acción de recogida de imágenes y posterior procedimiento en los tribunales.