Un informe del Sector Ferroviario de Comisiones Obreras (CCOO) asesta un duro varapalo a la gestión del Rodalíes, los trenes de Cercanías de Cataluña cuya administración desde 2010 corre a cargo de la Generalitat, aunque la explotación todavía recae sobre Renfe Operadora. Según el sindicato, las incidencias han pasado de 16.042 en 2016 y 18.748 en 2017 a la friolera de 19.352 a lo largo de 2018, el año pasado.

El informe Incidencias 2016, 2017 y 2018 en las Rodalies de Catalunya revela que las casi veinte mil incidencias afectaron a 60.546 trenes el año pasado, frente a 54.130 trenes en 2017. Igualmente se incrementaron sobremanera los trenes suprimidos: casi 3.000 (2.948 trenes) en 2018 frente a 2.131 el ejercicio anterior.

En 2018 se suprimieron 3.000 trenes frente a 2.131 un año antes

Todo esto se traduce en un número récord de viajeros afectados a lo largo de 2018: 6.775.838 millones de usuarios padecieron las averías de las Cercanías catalanas, cifra que en 2017 ya de por sí era mala con 5.630.476 millones.

Los viajeros que a diario sufrieron percances pasaron de 15.640,2 a 18.821,8 entre 2017 y 2018; los trenes afectados diariamente, de 150 a 168; el total de viajeros indemnizados en 2017 fue de 89.822, cifra que se disparó al año siguiente: 143.423. Según Rafael García, secretario de Organización del sector ferroviario de la central sindical, «los datos globales del servicio de Rodalíes son malos».

Los viajeros indemnizados pasaron en un año de 89.822 a 143.423

En opinión de CCOO, hay problemas de gestión por parte de la Generalitat y problemas de inversión que emanan del Gobierno central, que es quien realiza las transferencias por las competencias transmitidas, en este caso en materia ferroviaria. De hecho Comisiones Obreras denuncia la penosa situación de Lleida, la provincia catalana más golpeada por la falta de inversión y de conexión con el resto de ciudades.

Rodalíes de Catalunya gestiona 460 kilómetros de red ferroviaria, muchos más de los 360 kilómetros que tiene el Cercanías de Madrid, el servicio de Cercanías más utilizado a nivel estatal con diferencia, con casi un millón de pasajeros diarios.

Los fallos de la operadora, incluidas del material, motor y remolque, se elevaron hasta hasta 4.566, mucho más que las 3.929 de 2017. Descendieron sin embargo las causas de los fallos derivadas de la gestión de la empresa pública Adif, el administrador de Infraestructuras Ferroviarias que gestiona el tendido: de 7.834 averías hace dos años a 7.075 en 2018.

Las incidencias correspondientes a Adif, sin embargo, descendieron

Las causas externas, esto es, los actos vandálicos, los errores de otros operadores que surcan la vía (empresas de mercancías como Comsa, por ejemplo), etcétera, también crecieron: 2.983 en 2017 y 3.598 el curso pasado.

CCOO advierte finalmente de la pobre situación ferroviaria de Lleida. Y critica la escasa disponibilidad de servicios Avant y de Media Distancia entre la capital ilerdense y Barcelona frente al resto de capitales de provincia, con más frecuencias. «Los días laborables, actualmente entre Lleida y Barcelona únicamente hay ocho servicios por sentido de Media Distancia convencional. En el mejor de los casos, estos trenes invierten dos horas y 22 minutos; en el peor, tres horas y 29 minutos», deplora el informe. En Avant (alta velocidad de Media Distancia) hay siete y ocho servicios diarios que invierten una hora y 1o minutos.

Aislamiento de Lleida

El sindicato denuncia que Lleida carece de servicios de Cercanías, y de que es la única provincia catalana con ausencia de los mismos. Asimismo, pide incrementar las frecuencias de Avant a 14 por sentido (entre Girona y Barcelona hay 15), que éstas tengan la Obligación de Servicio Público (OSP) y que las tarifas entre ambas ciudades se reduzcan de los 31 euros actuales a 20 para evitar el aislamiento ferroviario de Lleida.