Los catalanes son, por autonomías, los españoles más antipáticos según un sondeo elaborado por encargo de la Generalitat en el conjunto de España. El Centro de Estudios de la Generalitat (CEO) ha preguntado además sobre la aceptación de la Monarquía -una pregunta eliminada de las encuestas del CIS- la aceptación de un eventual referéndum de independencia, los modelos de financiación autonómica o la salida dialogada a la crisis catalana, en una encuesta a 3.600 españoles que ha costado 98.920 euros, realizada entre el 9 de septiembre y el 17 de octubre.

Un trabajo que según la consellera de Presidencia, Meritxell Budó, debería haber encargado el Gobierno. «Intentamos hacer las preguntas que otros no hacen porque no les interesa conocer los resultados o que esos resultados se hagan públicos» ha argumentado Budó, quien ha asegurado que remitirá los resultados a la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, además de a las embajadas y la prensa extranjera, junto a los grupos con representación en el Parlament.

Preguntados por sus simpatías, los catalanes se consideran a sí mismos como los españoles más simpáticos, mientras aparecen los últimos en el ránking si se cogen los resultados del conjunto de España o el resto de los españoles, que sitúan a los andaluces el lo alto del podio. Siguiendo con esa disonancia, los segundos más simpáticos para los catalanes son los vascos, que caen al antepenúltimo lugar en la clasificación general, solo superados en antipatía por ceutíes y melillenses.

La disonancia se repite respecto a la percepción de cuales son las autonomías mejor o peor tratadas. Los catalanes coinciden con el resto de españoles en la percepción de que unas comunidades reciben mejor trato que otras, el problema viene al definir cuales.

Si miramos el conjunto, las comunidades más favorecidas por el Gobierno central son, por este orden, Cataluña , Madrid y País Vasco. Sin embargo, esa pregunta en Cataluña tiene como resultado a Madrid, seguida de Andalucía y Extremadura.

La monarquía aprueba

Respecto a la monarquía, uno de los blancos favoritos del independentismo, repite índices de rechazo en Cataluña pero estos no se trasladan al resto de España. Así, el 73% de los consultados la suspende en Cataluña, donde es la institución que genera más desconfianza, junto a la Iglesia y la banca. En el resto de España, por contra, la monarquía recibe el aprobado del 57%.

Para el conjunto de los españoles, las instituciones que generan menos confianza son los partidos, la banca y el Congreso de los Diputados, mientras que los más confiables son las universidades, Policía y Guardia Civil y el Ejército.

A favor del referéndum, en toda España

Las diferencias desaparecen cuando se pregunta a los encuestados sobre la importancia del debate territorial, que más del 70% de los encuestados considera importante. Una mayoría coincide además en la necesidad de una «salida política» a ese debate, como ha señalado insistentemente Budó. La diferencia viene, de nuevo, en las recetas a aplicar.

Así, un 70% de los consultados en Cataluña apoya la celebración de un referéndum de independencia legal y acordado, frente al 30% que lo defienden en el resto de España. El referéndum en toda España sobre la independencia en Cataluña consigue más apoyos en el resto (46%) y menos en Cataluña (36%).

En este contexto, destaca también la diferencia de apoyos a una eventual reforma de la Constitución, secundada del 72% en Cataluña frente al 40% en el resto de España. Sorprende además que en un ámbito en el que la mayoría de los españoles se muestra más favorable a una cierta recentralización que a la cesión de más competencias a las comunidades autónomas la mayoría se declare favorable a un modelo de financiación autonómica similar al del concierto vasco, es decir, que recauden las autonomías para transferir después los fondos al Estado.

Preguntados por una eventual reforma de la Constitución en este sentido el apoyo crece hasta el 56% en el conjunto de España y se queda en el 70% en Cataluña.