Las dos abogados que pertenecían al equipo legal de Podemos y que fueron despedidos esta semana estaban llevando a cabo varias investigaciones sobre unos posibles sobresueldos en la cúpula del partido, alteraciones en las votaciones electrónicas durante las primarias e incluso contratos a dedo a personas afines a la formación. Así lo adelanta El Confidencial, que añade que el despido del abogado de Iglesias y de Podemos desde mediados de 2014, José Manuel Calvente, se debe a que pedía constantemente documentación sobre estos casos.

Tanto Calvente Redondo como Mónica Carmona Segura, la otra abogada despedida, y que trabajaban para Podemos como Delegado de Protección de Datos y como Responsable de Cumplimiento Normativo del partido, respectivamente, denunciaron ayer en un comunicado haber sido cesados por la formación morada como «un grave acto de represalia y posibles coacciones» por estar investigando «graves irregularidades» en los asuntos de los que eran responsables, que afectarían, según señalan, a varios cargos internos.

«En los últimos meses se han producido una serie de irregularidades muy graves que podrían comprometer seriamente al partido como entidad jurídica desde un punto de vista penal, administrativo y reputacional», afirmaban los letrados en el texto, aunque no han dado más detalles acerca de que tipo de irregularidades eran hasta hoy.

Sin embargo, fuentes del parido morado consultadas por Europa Press aseguran que los hechos denunciados en ese comunicado no son ciertos y que ambos despidos están perfectamente justificados, y atienden a un reordenamiento interno de las áreas y equipos del partido.

Noticia en ampliación…