El Partido Popular exige al presidente del Gobierno en funciones que «revierta» la gestión de la competencia de prisiones de la Generalitat en caso de que el gobierno autonómico catalán decida dar beneficios penitenciarios a los condenados por el procés por delitos de sedición y malversación de fondos públicos. En estos términos se ha manifestado el portavoz popular en el Senado, Javier Maroto, tras conocer que las Juntas de Tratamiento penitenciario ha otorgado a los condenados el segundo grado penitenciario.

Ahora depende de la Generalitat que les conceda permisos de salida en aplicación del artículo 100.2 del reglamento penitenciario alegando motivos laborales o familiares. Maroto ha recordado que ninguno de los procesados ha mostrado ni «arrepentimiento ni no reincidencia», muy al contrario. «Ni Junqueras ni los demás cumple ninguna de las condiciones -ha recordado- Por lo tanto, que se cumplan las condenas íntegramente».

Génova teme que el PSOE esté negociando los presos a cambio del apoyo de ERC

El PP teme que la situación de los presos condenados por el Supremo forme parte del paquete negociador con ERC, de la que depende la investidura de Pedro Sánchez. En este sentido, exigen además del candidato socialista a la presidencia del Gobierno que aclare antes de su hipotética investidura «si se están negociando con ERC beneficios penitenciarios, que dé la cara y lo explique. Estos beneficios penitenciarios permitiría a los condenados salir a la calle, tal y como hizo la Generalitat con Oriol Pujol, que apenas estuvo unos meses en prisión por el caso de las ITV catalanas.

Aunque también la Fiscalía podría actuar contra una más que previsible intervención de la Generalitat beneficiosa para los presos, los populares defienden que «también depende del Gobierno, salvo si se ha pactado mirar para otro lado».

Además, los populares van ha presentar una serie de mociones en parlamentos autonómicos y diputaciones «en contra de denominar conflicto político al golpe a la Constitución que se intentó en Cataluña», según fuentes populares, de modo que «el PSOE se tendrá que retratar», fundamentalmente en aquellos territorios que, como Castilla-La Mancha, su barón socialista, Emiliano García Page, es muy critico con las negociaciones con ERC.

Los principales dirigentes populares han abierto además una campaña en las redes sociales para criticar que la «expresión ‘conflicto político’ tiene claras reminiscencias batasuna», como ha escrito en Twitter líder de los populares catalanes.