El ex presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, ha mantenido este jueves una charla con el ex presidente ecuatoriano Rafael Correa, emitida por el canal ruso Russia Today. En esa entrevista, Puigdemont ha defendido el valor de la cárcel o de su «exilio» para luchar por una causa, el independentismo, que ha llegado a poner al nivel de la lucha por el voto femenino en el siglo XX o la abolición de la esclavitud.

«Claro que merece la pena», ha dicho Puigdemont, cuestionado por Correa sobre los sacrificios personales de los políticos independentistas. «Siempre. Si no hubiera valido la pena, ninguno de los dos estaría aquí porque nuestros predecesores se habrían rendido, y no podrían votar las mujeres, ni se habría abolido la esclavitud, ni se habrían reconocido los derechos sociales de mucha gente», ha tratado de argumentar el dirigente huido de la justicia española.

«La pregunta se la debería hacer el Estado español: ¿le vale la pena reprimir con tanta violencia a una gente que quiere opinar?», ha preguntado posteriormente Puigdemont ante un Correa amistoso y cercano con el político independentista.

El líder de Junts per Catalunya, que espera una resolución el lunes sobre la euroorden que sigue pesando sobre él, ha asegurado además que no hay problema político al conflicto de Cataluña que no pase por la independencia.