Política

ERC congela las negociaciones hasta que el Gobierno se pronuncie sobre Junqueras

La dirección de ERC, liderada por Pere Aragonés, celebra la sentencia del TJUE. EFE

Esquerra Republicana no contempla otra opción que la puesta en libertad de Oriol Junqueras en cumplimiento de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que este jueves ha fallado en contra de la tesis del Tribunal Supremo y ha avalado su inmunidad como eurodiputado desde el momento en que se proclamaron los resultados de las elecciones europeas.

Una sentencia que el coordinador nacional de ERC, Pere Aragonés, ha desligado formalmente de la negociación de la investidura. Pero el propio Aragonés ha señalado cual debe ser la reacción de la Abogacía del Estado, y fuentes de ERC reconocen que la negociación con el PSOE queda en stand by hasta ver cómo se resuelve esta cuestión.

«El Tribunal Supremo ha dado tiempo a las partes para pronunciarse y una de las partes es el Gobierno de España a través de la Abogacía» ha apuntado Aragonés, «y no debería hacerlo de otra manera que acatando la sentencia del TJUE». Los republicanos consideran que el Supremo debe poner en libertad a Junqueras en cumplimiento de la sentencia del Tribunal Europeo y pedir el suplicatorio al Parlamento Europeo para imponerle la sentencia del procés. Y esa es la postura que esperan que defienda la Abogacía del Estado, en consonancia, a su juicio, con la opinión de la corte europea.

Los independentistas admiten que el Gobierno no tiene ninguna incidencia sobre la aplicación que el Tribunal Supremo haga de esa sentencia, pero esperan que marque el camino en favor de Junqueras desde la Abogacía del Estado. Y sobre todo tienen claro que no pueden hacer otra cosa a las puertas de su congreso y con su corriente crítica, Moviment Primer Octubre, exigiendo ya que no se negocie con el PSOE hasta que Junqueras esté en libertad.

Presión de los críticos contra la investidura

«Ante la vulneración de derechos de nuestro presidente, Oriol Junqueras, y de centenares de miles de ciudadanos que lo votaron, exigimos que se suspendan todas las negociaciones con el PSOE para investir a Pedro Sánchez como presidente mientras Junqueras no sea puesto en libertad para poder ser legítimamente investido como eurodiputado» han advertido los críticos. Un extremo que ha rechazado Aragonés, asegurando que por ERC «solo habla la dirección de Esquerra».

El sábado, Esquerra celebra la segunda parte de su congreso, la destinada a aprobar los ejes programáticos del partido para los próximos años, y el momento en que las bases pueden hacer valer su peso para condicionar las negociaciones con el PSOE, que incomodan especialmente entre la militancia independentista. «Para nosotros lo fácil es votar que no» repiten insistentemente algunos dirigentes de ERC en los últimos días para desmentir la inminencia de un acuerdo de investidura que anuncian los socialistas.

Con la sentencia del TJUE sobre la mesa, a la dirección de ERC le será muy difícil defender esas negociaciones si la Abogacía no plantea la puesta en libertad de Junqueras, apuntan en este contexto.

«Las negociaciones no son sobre la investidura, sino sobre la resolución de un conflicto político» ha insistido hoy Aragonés. El líder republicano ha advertido a demás al PSOE de que la sentencia del procés «es la máxima expresión de la represión» que según los independentistas ejercer el Estado, y ahora «el TJUE ha dicho que Junqueras tiene inmunidad, que la sentencia no se debería haber producido porque estaba en prisión provisional, ahora corresponde al Estado aplicar esa sentencia».

Un criterio que no comparte la Fiscalía, que ya se ha pronunciado en contra de la puesta en libertad de Junqueras, alegando que el juicio del procés quedó visto para sentencia un día antes de que fueran proclamados los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo.

El número dos de Esquerra ha señalado además que su partido aspira a conseguir la «solución política del conflicto» que para ellos es la celebración de un referéndum, «pero también que se acabe la represión, y estaremos vigilantes a que los poderes del Estado cumplan las sentencias».

En este contexto, ha insistido en que el Tribunal Europeo «se dirige a los poderes del Estado, esto incumbe al judicial y al ejecutivo, para que den cumplimiento a esta sentencia». Y ha dejado claro que en el caso del Ejecutivo, su primera toma de posición será la que defina la Abogacía del Estado.

Aragonés no ha querido relacionar directamente la sentencia con las negociaciones, pese a las preguntas insistentes en este sentido, y se ha limitado a apuntar, críptico, que «todo el mundo tendrá que tomar decisiones y nosotros estaremos atentos» a esas decisiones.

Comentar ()