El ministro de Gobierno de Bolivia, Arturo Murillo, ha anunciado que pedirá a la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, la expulsión de todos los miembros de la misión diplomática española tras el incidente del viernes, cuando considera que diplomáticos españoles intentaron evacuar a exdirigentes afines a Evo Morales de la Embajada mexicana en La Paz.

«Yo personalmente voy a pedir a la presidenta (Áñez) y a la canciller (Karen Longaric) que pida que estas personas se vayan del país. No es correcto que vengan a hacer lo que quieran», ha afirmado Murillo desde Santa Cruz, según informa Unitel. Murillo reprocha en particular la presencia de individuos encapuchados «como si pudieran hacer lo que les da la gana».

Murillo ha aclarado que no está pidiendo que se vaya la Embajada de España «sino las personas que han maltratado y ofendido a los bolivianos». Quienes se presentaron en la Embajada mexicana «maltrataron la sensibilidad boliviana».

Dentro de la Embajada mexicana se encuentran aproximadamente diez antiguos dirigentes del Movimiento Al Socialismo del expresidente Evo Morales en calidad de asilados políticos, cuatro de ellos con orden de detención. Son el exministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana; la exministra de Culturas Wilma Alanoca; el exgobernador de Oruro Víctor Hugo Vásquez y el exdirector de la Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de Información y Comunicación (AGETIC) Nicolás Laguna.

El gobierno boliviano asegura que el viernes dos diplomáticos españoles acudieron a la embajada mexicana en La Paz acompañados de cuatro policías «armados y encapuchados», presumiblemente parte del operativo de seguridad de la Policía Nacional que trabaja habitualmente en las legaciones diplomáticas.

El gobierno local, no obstante, asegura que no tenían permiso para portar armas y que su actuación se aleja mucho de lo común en este tipo de casos, más si cabe dada la relevancia de las personas que alberga actualmente la delegación mexicana, en cuyo país se refugia el propio Evo Morales.

Moncloa ha asegurado este sábado que investigará el incidente y que enviará a un funcionario en misión especial para estudiar las circunstancias en las que se produjo. La ministra de Defensa y de Exteriores en funciones, Margarita Robles, comparecerá próximamente en el Congreso tras la demanda de explicaciones impulsada por el PP y por Vox.

Exteriores ha confirmado en un comunicado la apertura de una investigación sobre los hechos acaecidos durante la visita de la encargada de Negocios ‘ad interim’ de España en Bolivia, Cristina Borreguero, a la embajadora de México en ese país, Teresa Mercado.

Además ha precisado que enviará, en los próximos días, una misión con este propósito encabezada por un funcionario de la Inspección General de Servicios.

En cualquier caso, el Ministerio ha subrayado que el objeto de la visita realizada por la encargada de negocios de España «era exclusivamente de cortesía» y ha negado «rotundamente» que «pudiera tener como objeto facilitar la salida de las personas que se encuentran asiladas en aquellas dependencias».

Explicaciones

«Lo que ha pasado en La Paz es gravísimo», ha escrito en Twitter Santiago Abascal, que se preguntaba si la embajada de España «trataba de ayudar a huir a asesinos y narcos cómplices de Morales».

Por lo pronto, el ex presidente de Bolivia y delegado ante la comunidad internacional del gobierno interino, Jorge Quiroga, ha comparecido este sábado para acusar al Gobierno español de estar «muerto de miedo» por las investigaciones que el nuevo Ejecutivo latinoamericano está realizando sobre el trabajo en el país de fundaciones vinculadas a Podemos.

Tal y como informó El Confidencial, el nuevo gobierno boliviano investiga contratos por valor de 1.5 millones tras los que ve un posible «uso indebido de influencias» y «negociaciones incompatibles con la función pública». Quiroga, en una intervención retransmitida en directo, ha llegado a decir este sábado sobre Podemos que «ahora están en el co-Gobierno con Sánchez y están muertos de miedo de que desde Bolivia y Venezuela se denuncie y se desvele la enorme cantidad de dinero que le robaron a nuestros países estos señores a nombre de hacer colonialismo constitucional».