Pere Vigo se afilió a ERC en 1992, fue alcalde de Ribes de Freser (Gerona) de 1995 a 2003, vicepresidente de la Federación de Municipios de Cataluña y diputado en el Parlament desde el 2000 hasta el 2011, cuando abandonó su escaño y la primera línea política tras sufrir varios infartos.

Al parecer, Vigo sigue siendo activo en Twitter, donde estos últimos días se ha convertido en protagonista del escenario independentista tras sus feroces ataques a los «cupvergentes», como denomina a la pinza formada en muchos municipios e instituciones por la CUP y Junts per Catalunya, así como a popes habituales del independentismo como Ramón Cotarelo o el economista Xavier Sala i Martin.

«¡Que bien lo paso desatando las iras de los corruptos e hipócritas cupvergentes! Cómo se cabrean e insultan cuando les dices la verdad. Les dan rabietas como a los niños pequeños… claro, el papá Pujol se ha ido de casa y todo va de mal a Borràs», ha tuiteado este sábado el exdiputado, en referencia al caso de corrupción que persigue a la diputada nacional de JxCat Laura Borràs.

El militante de ERC encendió las redes el día de Navidad cuando dijo que a Ramón Cotarelo, habitualmente muy crítico con su partido, habría que encerrarle en un zoológico, «en el terrario de los reptiles». «Antes le deberían dar por el culo con una caña rota y embadurna de guindilla», añadió, con poca sutileza.