Ya hay fecha para la investidura de Pedro Sánchez. La presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, ha anunciado a los portavoces de los grupos parlamentarios que el Pleno tendrá lugar los días 4, 5 y 7 de enero. De esta forma, si se cumple lo previsto, Sánchez quedará investido el martes 7 de enero, en segunda votación con la abstención de ERC, una vez que ha aceptado que se someta a referéndum en Cataluña los acuerdos que salgan de la mesa bipartita entre gobiernos.

Los diputados ya han recibido instrucciones para que reserven hotel el viernes por la noche, dado que el pleno «arrancará pronto el sábado», según explican fuentes parlamentarias a El Independiente. La hora de la segunda votación de investidura el martes 7 dependerá del momento en que culmine la primera votación del 5, dado que debe transcurrir un plazo de 48 horas entre una y otra.

Rafael Simancas, uno de los negociadores del pacto de investidura, en un juego de trilerismo político ha contado una media verdad en declaraciones a la Ser al afirmar que la investidura «será cuanto antes pero no va a coincidir ningún debate ni votación con la Cabalgata ni con Melchor, Gaspar y Baltasar». Es cierto que lo previsible es que el debate y votación del cinco acaben a primera hora de la tarde y el lunes no habría actividad parlamentaria. Sin embargo, ese día tiene lugar la Pascua Militar, con discurso del Rey, que se verá condicionado por un calendario agónico para la investidura.

Así, el debate de investidura que dejará a Sánchez seguir durmiendo en la Moncloa se celebrará un sábado y un domingo, con todo el esfuerzo adicional que lleva movilizar al personal del Congreso y a los diputados, sin contar el gasto adicional en billetes de tren y avión y hoteles justo en medio de las vacaciones navideñas, todo ello en temporada alta.