El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha tachado de «indecentes» los «excesos» que a su juicio se están cometiendo para tratar de impedir la investidura del socialista Pedro Sánchez y eso le ha llevado a visitar el monumento a las víctimas de la Atocha, los abogados laboralistas asesinados por la ultraderecha durante la transición.

En declaraciones en el Congreso, Iceta ha señalado que la Cámara se reúne este martes para hacer «un acto tan extraordinario como hacer posible que quien ganó las elecciones se convierta en presidente del Gobierno».

En su opinión, este episodio debería contemplarse con naturalidad, y en cambio el clima político es muy distinto: «Los excesos de estos días me parece indecentes», ha señalado, haciendo un cierto paralelismo con el ambiente de la transición.

«Quizá por eso empecé el día visitando el monumento de las víctimas de la matanza de Atocha», ha señalado, en referencia al monumento de ‘El Abrazo’ dedicado a los abogados asesinados aquel día.