La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha expulsado del Pleno del Ayuntamiento en el que se votaba la aprobación de los Presupuestos municipales a un hombre que portaba una bandera de España y que interrumpió la sesión con mensajes dirigidos a la dirigente de los comunes y a favor de la unidad.

El hombre, que también gritaba consignas a favor de la posibilidad de rotular únicamente en español, ha sido reconvenido por Colau, que le ha pedido que «no interrumpa la sesión plenaria». «Usted puede expresar sus ideas, pero no puede interrumpir la sesión. Nadie puede», ha añadido la alcaldesa, antes de pedir a la seguridad que vigilaba el pleno que expulsase el hombre, que ha abandonado el Hemiciclo agarrado por un brazo.

La portavoz municipal de Ciudadanos, Luz Guilarte, ha protestado por la expulsión, aunque Colau ha afirmado que que no ha habido ningún problema con la exhibición de símbolos y que la expulsión se ha producido sólo cuando se ha comenzado a interrumpir a los grupos en el uso de la palabra.