La Comisión Europea anuncia este jueves su nueva estrategia en política de género. Resucita las cuotas en todos los niveles de dirección, y da ejemplo con el objetivo de la equiparación a finales del mandato de Von der Leyen (octubre 2024), establece nuevas medidas sobre penalización de violencia contra la mujer y apuesta por la transparencia salarial para reducir las diferencias de ingresos entre hombres y mujeres.

Como adelanta Politico, que ha tenido acceso al documento, el proyecto retoma una propuesta de la ex comisaria de Justicia Viviane Reding, realizada bajo el mandato de José Manuel Durao Barroso. Entonces no pudo impulsarse por el bloqueo en el Consejo de una alianza de países centroeuropeos y ultraliberales del norte.

Una de las grandes aliadas de Reding fue la entonces ministra de Trabajo de la República Federal Ursula von der Leyen, actualmente presidenta de la Comisión Europea. Von der Leyen, de la CDU, que forma parte del Partido Popular Europeo, es la primera mujer que preside la Comisión Europea.

Esta nueva estrategia sobre igualdad de género será presentada este jueves por la vicepresidenta checa Vera Jourová, comisaria de Valores y Transparencia, y la maltesa Helena Dalli (Igualdad). El objetivo es lograr que al término del mandato de la actual comisión la proporción en todos los niveles de dirección interna sea de un 50%.

A finales de 2019 un 41% de los cargos directivos son mujeres. Durante la presidencia de Juncker un 30% de los puestos de máxima responsabilidad estaban ocupados por mujeres.

Pretenden ser un ejemplo para el mundo de la empresa. En la actualidad solo el 8% de los CEO de las grandes compañías europeas son mujeres, según los datos de la Comisión.

El Convenio de Estambul

La Comisión va a proponer que se puedan establecer unas reglas mínimas para establecer la definición de crímenes de violencia de género, que incluyan el acoso sexual, el abuso y la mutilación femenina.

«Si la aplicación del Convenio de Estambul permanece bloqueado, la Comisión se dispone a proponer medidas en 2021 con los mismos objetivos», señala el texto, que aún no es una propuesta legislativa.

Otra cuestión que a la Comisión Europea le parece básica en política de género es favorecer la transparencia con el fin de combatir las diferencias salariales entre hombres y mujeres. El objetivo es presentar medidas específicas a finales de año.

En España, la diferencia en los datos de la Seguridad Social entre hombres y mujeres se constata en todas las variables: edad, tipo de contrato, actividad… Los asalariados tienen una base media de cotización 324 euros superior al de las asalariadas, según ha publicado La Vanguardia en el artículo Geografía de la brecha salarial: la realidad de las mujeres en España.

La brecha es mayor en España cuanto más bajos son los ingresos. Llega a los 563 euros en el grupo de oficiales y peones, mientras que sería de unos 300 euros en el caso de ingenieros y licenciados. La brecha llega al 15% en las pensiones.

A su vez, la Comisión quiere apoyar de forma clara la conciliación familiar, una de las asignaturas pendientes en países como España con dilatados horarios laborales.