El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha visitado este viernes las instalaciones de la empresa de Móstoles (Madrid), donde han comenzado a fabricarse respiradores para la lucha contra el coronavirus. 

La empresa Hersill (fabricante de material sanitario) va a producir a partir de hoy hasta cien unidades diarias de equipos de respiración asistida y Sanidad ha formalizado un contrato de 5.000 para que se entreguen en las próximas semanas, según anunció ayer el ministro, Salvador Illa, en su comparecencia en el Congreso. 

Esta empresa madrileña multiplicará por diez su capacidad de producción con el apoyo del Gobierno. 

Sánchez ha apelado a «la unidad» de trabajadores, empresarios y Administración pública como «la mejor fórmula» para salvar vidas y vencer al virus «mucho antes de lo que esperamos y prevemos».

Sánchez ha hecho estas consideraciones en una breve intervención ante los trabajadores en la que ha señalado que «son momentos difíciles, las medidas que se piden a la ciudadanía son muy duras pero la ejemplaridad, la determinación y la constancia nos va hacer ganar ese espíritu de solidaridad que vemos entre empresas, trabajadores y Administración pública». Y ha querido rendir tributo a todos aquellos que están trabajando contrarreloj para salvar vidas, informa Efe.

El jefe del Ejecutivo ha querido mostrar el «orgullo del Gobierno de España» con sus empresas y con sus trabajadores y ha valorado la «adaptabilidad y resiliencia» del tejido productivo.

Sánchez ha considerado que una de las lecciones a sacar de esta crisis es que hay que «fortalecer» la empresa, a los trabajadores y demostrar que «somos capaces de defender a nuestra sociedad».