La Justicia belga rechaza investigar al juez instructor del procés Pablo Llarena por la vía civil como solicitaron el expresidente catalán Carles Puigdemont y los otros exconsejeros catalanes procesados por su responsabilidad en el proceso independentista y fugados en Bélgica.

Éstos denunciaron a Llarena por una presunta «violación sistemática de derechos fundamentales» y por «ser incapaz de tratar la cuestión catalana de manera imparcial».

El Tribunal de Primera Instancia belga se declara incompetente para resolver sobre la demanda civil de los políticos independentistas contra Llarena y considera que la «inmunidad de jurisdicción» aplicable entre estados ampara al magistrado, por lo que no entra a valorar el fondo del asunto.

Recurrirán en casación

Según informan fuentes de la defensa de Puigdemont, el expresidente catalán y los exconsejeros recurrirán la decisión ante el Tribunal Supremo de Bélgica porque consideran que «la interpretación sobre la inmunidad de jurisdicción que hace el tribunal es incompatible con el espacio común de Justicia europeo».

Igualmente, dichas fuentes avanzan que «en el recurso de casación se incluirá de nuevo la petición de una cuestión prejudicial al Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre la competencia, precisamente, de la Justicia belga, puesto que el Tribunal de Primera Instancia belga también la ha denegado».