Izquierda Unida y Amanecer Dorado han transferido dinero europeo a las arcas de sus partidos, según la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF) de la Comisión Europea, de acuerdo con la web EUnews. OLAF señala que son partidos de dos Estados miembros pero no puede especificar cuáles son, ni qué eurodiputados están involucrados por razones del proceso y por protección de datos.

La investigación se refiere a la pasada legislatura, entre 2014 y 2019. Los eurodiputados de Amanecer Dorado incluso aumentaron los sueldos de los asistentes y colaboradores para que apoyaran la causa de este partido de la ultraderecha griega.

En total, en cinco años, los eurodiputados han transferido a sus partidos en Grecia y España 540.000 euros, y la contribución de sus colaboradores supone 640.000 euros. De momento se mantienen en secreto los nombres de los eurodiputados implicados. Hay una investigación en curso en el Parlamento Europeo, que ha sido informado sobre el caso.

Aún se desconoce si los eurodiputados relacionados con estos casos de financiación irregular aún están presentes en el Parlamento Europeo. Por parte de Izquierda Unida no es así ya que no repitió ninguno. En la pasada legislatura, estaban en la Eurocámara Marina Albiol, Javier Couso, Paloma López y Ángela Vallina. No repitieron la lista de 2019. Actualmente IU tiene dos representantes en el Parlamento Europeo: Sira Rego y Manu Pineda.

En las elecciones al Parlamento Europeo de 2014 Amanecer Dorado logró un 9,4% de los votos, tres eurodiputados. Cinco años más tarde, ya en decadencia, su presencia se redujo a dos representantes en la Eurocámara con un 4,9%. Del Parlamento griego han desaparecido.

Devolución pendiente de 640.000 euros

En lo que se refiere a los europarlamentarios, no hay medios jurídicos para proceder contra ellos, ya que los partidos se financian no a través de los sueldos de los grupos, sino a cargo de los parlamentarios. Habría que ver si es voluntariamente o no. En cuanto a los asistentes, sí puede recuperarse la contribución. En total son 640.000 euros.

Los eurodiputados de Amanecer Dorado no estaban afiliados a ningún grupo parlamentario, y se sentaban con los no inscritos en la legislatura pasada. Izquierda Unida es miembro de la Izquierda Unitaria (GUE).

Las investigaciones, que se llevaron a cabo en 2017 y 2018, trataron de aclarar las acusaciones de estas transferencias a los partidos nacionales, que son contrarias a las normas del Parlamento Europeo. No se hacían voluntariamente sino por imposición del partido. La Oficina Europea de Lucha contra el Fraude recomienda al Parlamento Europeo que acuerde sanciones para aquellos que violen estas reglas.

En una segunda investigación, que comprende toda la legislatura, OLAF ha encontrado evidencias de que cada eurodiputado desviaba entre 3.000 y 4.000 euros al mes a su partido, en total más de 540.000 euros en cinco años. Estos pagos violan las normas del Parlamento Europeo, si bien no hay posibilidad de recuperar el dinero o imponer sanciones.

A su vez, los asistentes tenían que contribuir al partido. No hay pruebas de coacción pero es un hecho que así ocurría, según OLAF. De hecho, se les sobrecalificaba para que pudieran dedicar ese dinero extra a l partido nacional.

Las investigaciones concluyeron en enero y febrero de este año. La Oficina Anti Fraude recomienda en los dos casos que se apliquen sanciones para los eurodiputados que no han cumplido con las reglas del Parlamento Europeo.

IU da explicaciones

La Secretaría de Organización y Finanzas de Izquierda Unida ha explicado que conoció la apertura de la investigación de la Oficina Antifraude de la Comisión Europea cuando sus eurodiputados recibieron una carta sobre estos hechos.

«Esta investigación estaba relacionada con nuestra carta financiera, que es la herramienta en los estatutos de IU que establece un techo salarial a todos los cargos públicos y trabajadores contratados. De acuerdo a esa carta financiera, todo el dinero que excede del salario máximo, se cede a la organización para hacer trabajo político», señalan estas fuentes de IU.

Aseguran que estas aportaciones «se declaran al Tribunal de Cuentas y son auditadas cada año, sin que haya sido detectada irregularidades». Las donaciones se publican como tales en la web, como estipula la ley en España.

Añaden fuentes de IU que a finales de enero los eurodiputados recibieron una carta de la Oficina Antifraude en la que explicaban que harían una serie de recomendaciones administrativas al Parlamento Europeo, tras emitir su informe final. «No hablaban de incumplimientos», señalan en Izquierda Unida.