El acuerdo supuso recomponer la debilitada relación PNV-Gobierno tras el pacto secreto entre PSOE, Podemos y Bildu para derogar la reforma laboral. La nueva prestación que hoy aprobará el Gobierno generará a la administración vasca un ahorro de cientos de millones, una noticia inédita en tiempos de crisis. La implantación del Ingreso Mínimo Vital ha abierto al mismo tiempo una vía para explorar a modo de ‘laboratorio de pruebas’ cómo podría ser la gestión del régimen económico de la Seguridad Social en manos de Euskadi.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate