La ilustradora Pilarín Bayés ha incendiado hoy las redes sociales con un mensaje que pretendía ser de denuncia del racismo y apoyo a los afroamericanos en plena polémica por la muerte de George Floyd a manos de la policía en Minessota. Bayés ha publicado en su perfil de Instagram una imagen en la que aparece un hombre de color en un podio olímpico.

El personaje con enormes labios y una camiseta en la que el dorsal 44 recuerda peligrosamente al símbolo de las SS nazis, junto al hastag #blacklivesmatter, ha provocado indignación, especialmente entre el público anglófono. Mientras, los seguidores catalanes defienden a la autora preferida del catalanismo, un clásico de la ilustración infantil en Cataluña que en los últimos tiempos ha dibujado todas las instituciones oficiales catalanas, desde el Parlament a los Mossos d’Esquadra.

Los comentarios denuncian que el personaje de color lleve una camiseta de las SS y «que ha sido dibujado como un personaje de sambo». «Este dibujo no es el modo de apoyar a #blacklivesmatter» advierte otro internauta, que denuncia además que Bayés no dibuja prácticamente nunca a personajes de color, y cuando lo hace es con «un hombre de enormes labios».

Reconocida independentista, Bayés también ha contado con defensores en las redes, que apuntan a su avanzada edad para justificar el «patinazo». Otros no han tardado en ironizar con el dibujo de Bayés, en el que para denunciar el racismo hace un compendio del imaginario racista.

Otros han aprovechado los vídeos de la ilustradora para asegurar que no se inmutará ante la batalla desatada sobre todo en Twitter a su costa, aunque el dibujo de la polémica ha sido publicado en Instagram.

Ilustradora de la revista Cavall Fort desde prácticamente sus orígenes, Bayés colaboró también en el tardofranquismo con la pedagoga Marta Mata y recibió la Creu Sant Jordi en 1991. Políticamente alineada desde la llegada de la democracia con el pujolismo, la «abuela de Cataluña» se pasó junto a Convergencia al independentismo, que ha defendido con cuentos para niños o ilustraciones del Estado representado como un demonio. En la última campaña electoral catalana cerró la lista de JxCat por Barcelona.