Nissan Japón no ha respondido todavía a la petición de explicaciones que Gobierno y Generalitat han remitido a la dirección de la multinacional nipona, intentando puentear a la dirección europea del conglomerado. El mismo día que el presidente de Nissan Europa, Gianluca de Fichy, ha asegurado en una entrevista que «ni con un nuevo modelo la planta de Barcelona habría sido rentable».

La consellera de Empresa de la Generalitat, Àngels Chacon, ha reconocido hoy en la comparecencia posterior al ejecutivo catalán que la dirección de la multinacional ha hecho oidos sordos a las exigencias de la administración española. La ministra de Industria, Reyes Maroto, remitió la semana pasada una carta firmada conjuntamente con la Generalitat en la que reclamaba a la multinacional una memoria económica que justifique el cierre de las tres plantas que tiene en España.

Maroto reclamaba además interlocución directa con la dirección de la multinacional, al margen de De Fichy, al que tanto el Gobierno como la Generalitat acusan de haberles «tomado el pelo». Pero la multinacional nipona ha optado por la misma estrategia que su representante en Europa.

«Nunca hemos tenido respuesta, ni nosotros ni el Gobierno, a la propuesta de nuevos modelos» ha lamentado Chacon. «Es una deslealtad que no hayamos podido defender nuestras posiciones, por eso pedimos una memoria justificativa de por qué se cierran estas plantas».

Chacon se ha referido a las declaraciones de Fichy para concluir que «si tan evidente era que las plantas no eran rentables por qué nos han hecho perder un año esperando a una decisión» que ahora parece irreversible. «Puede que me hayan tomado el pelo», ha concluido la consellera tras enumerar sus viajes y gestiones ante Nissan.