La titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria 5 ha vuelto a rechazar las reticencias de la Fiscalía sobre los beneficios penitenciarios para los condeandos por el Tribunal Supremo por su participación en el proceso independentistas. En dos decisiones conocidas hoy, la magistrada ha avalado la salida de Jordi Cuixart en un permiso penitenciario y la aplicación a Raül Romeva del «regimen flexible» amparado en el artículo 100.2 del reglamento penitenciario. Es decir, que podrá abandonar la prisión para acudir a trabajar.

En el caso del presidente de Òmnium, Jordi Cuixart podrá disponer de un nuevo permiso de salida de seis días en las próximas semanas. Así lo ha acordado la juez de vigilancia penitenciaria responsable que ha dado por válidas de nuevo las consideraciones de la Junta de evaluación de la prisión Lledoners. La juez ha desestimado de nuevo las prevenciones expresadas por la Fiscalía, que se oponía a la concesión de este permiso por temor a que Cuixart pueda reincidir en los delitos por los que fue condenado.

En su auto, la magistrada recuerda además que Cuixart estuvo en prisión preventiva durante dos años, por lo que «ha de tenerse por cumplida una parte relevante de la condena antes de empezar su situación de penado».

Reseña también la valoración del equipo de Lledoners, cuyo jurista apuntó a la hora de avalar el permiso para Cuixart que «el interno es consciente de que con sus actos se produjo una intensa discrepancia frente al orden legal, así como que con su actuación se ocasionaron algunas conductas inadecuadas pero del todo imprevisibles, y que quizás las cosas se podrían haber hecho de otra manera».

El psicólogo de la prisión defiende además que Cuixart, «en su calidad de presidente de Òmnium y siendo consciente de su poder de convocatoria, realizó llamadas a la resistencia pacífica y a la movilización pacífica en un acto de desobediencia civil masiva como fue el referéndum de autodeterminación del uno de octubre, manifestando que las fórmulas de resistencia no violenta forman parte del derecho de reunión y de protesta.”

Salidas para trabajar

Romeva, por su parte, podrá retomar las salidas para trabajar que se suspendieron en todos los casos por la crisis sanitaria. La Fiscalía recurrió el permiso concedido a todo los condeandos y ahora el juzgado de vigilancia penitenciaria rechaza la petición de suspender esos permisos en el caso del ex conseller de Relaciones Exteriores de la Generalitat.

De hecho, el resto de los condenados por el 1-O han reiniciado ya sus salidas para trabajar. El último, Oriol Junqueras, que ante el cierre de la Universidad de Vic, en la que trabaja como profesor asociado, consiguió un nuevo empleo en el archivo del Monasterio de Poblet.