Política

Las víctimas piden explicaciones a Marlaska por el acercamiento de presos de ETA

COVITE exige que aclare el cambio de criterio que le ha llevado a acercar a Euskadi a un preso de la banda y la AVT muestra su "decepción" por el goteo de acercamientos de etarras y que suman ya 43 traslados con el Gobierno Sánchez.

Cartel con la imagen de presos de ETA con el lema "Somos por vosotros"

Cartel con la imagen de presos de ETA con el lema "Somos por vosotros" Mikel Segovia

Dos de las principales asociaciones de víctimas del terrorismo han exigido explicaciones al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, tras los dos últimos acercamientos de presos de ETA, uno a la prisión de San Sebastián y otro a la cárcel de Zuera (Zaragoza). Hasta el momento el Gobierno de Pedro Sánchez ha procedido al acercamiento a cárceles próximas a Euskadi a 43 presos de la banda. Tanto el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (COVITE) como la Asociación de Víctimas del Terrorismo han reaccionado reclamando explicaciones al ministro tras el del preso de ETA Igor González Sola, condenado a 20 años por colaboración con banda armada, depósito de armas y falsificación. Este recluso estaba cumpliendo condena en la cárcel de Soria y será trasladado a la cárcel de Martutene, en la capital guipuzcoana.

El caso de González Sola es el primer traslado a una cárcel vasca de un preso de ETA desde que Marlaska asumió el ministerio del Interior. Entre los traslados que ha llevado a cabo el Gobierno de Pedro Sánchez sólo en este caso se ha formalizado a una cárcel vasca. En una nota, Covite recuerda que desde junio de 2018 todos los acercamientos de miembros de ETA se habían llevado a cabo a centros penitenciarios próximos a Euskadi. Ahora, en cambio, «este traslado no obedece a ese patrón». Por ello, la presidenta de COVITE, Consuelo Ordóñez, ha solicitado «más transparencia» para conocer los motivos por los que se ha modificado el proceder.

Recuerda que su asociación nunca ha cuestionado los acercamientos que se acuerdan por la concesión de terceros grados, ya que están concedidos por un juez de vigilancia penitenciaria y no por el Ministerio del Interior: «Defendemos el Estado de Derecho y acatamos las leyes, independientemente de si nos gustan los requisitos establecidos en ellas o no». Asegura que el acercamientos a prisiones ubicadas en Euskadi supone un cambio que relaciona con la pretensión del PNV de asumir la competencia de la gestión de las prisiones vascas y que el Ejecutivo se ha comprometido a acordar antes de final del próximo año con el Gobierno vasco en cumplimiento del Estatuto de Gernika: «Los nacionalistas nunca han querido ser carceleros y gestionar la competencia de prisiones cuando ETA mataba. Si ahora que ya no matan quieren serlo, es para abrir las puertas de las cárceles. En esto coinciden con la izquierda abertzale».

«Honda decepción»

Ordóñez recuerda que los presos de la banda siempre han tenido planes de reinserción a su disposición, tanto con los Gobiernos de Zapatero como con los de Rajoy, en ambos casos con el requisitos de rechazar a ETA y la violencia ejercida. Asegura que aún hoy tienen esa posibilidad y que bastaría con «levantar las ‘líneas rojas’ de no arrepentimiento y no delación» que ha impuesto la banda a sus presos para que estos pudieran acogerse a vías de reinserción.

Por su parte, la AVT ha reclamado una reunión urgente con el ministro tras conocer los dos últimos traslados autorizados. Asegura que se les ha concedido «el privilegio» de cumplir lo que les resta de condena más cerca de sus lugares de origen. Además del caso de Igor González Sola, Interior ha autorizado el acercamiento de José Luis Barrio, condenado por su participación en el asesinato de Alberto Jiménez Becerril y su esposa, Ascensión García, el 30 de enero de 1998, y del mecánico, Domingo Puente. Este preso continuará en primer grado pero verá mejorada su situación al aplicársele la flexibilidad prevista en el artículo 100.2 del régimen ordinario y por el que será trasladado a la cárcel de Zuera.

La AVT expresa su «honda decepción, preocupación y sensación de desamparo». Recuerda que estos movimientos difieren con los que el propio Grande Marlaska les ha trasladado en sus diversos encuentros desde que es ministro.

Comentar ()