El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha logrado hacerse con el control de la marca de JxCat después de que el registro de partidos del Ministerio del Interior haya aceptado un cambio y ahora aparezca como presidente de la formación el alcalde de Balenyà (Barcelona), Carles Valls, según han explicado fuentes cercanas a Europa Press.

Según ha informado Catalunya Ràdio, Valls es un alcalde afín al expresidente catalán, y la nueva dirección que aparece en el registro de partidos corresponde a un despacho profesional de un miembro del secretariado de la Crida, que preside Jordi Sànchez.

Fuentes del PDeCAT han asegurado a Europa Press que tienen documentos que indican que no se puede hacer esa operación, y que los tramitarán y harán «las acciones que consideren oportunas».

El presidente del PDeCAT, David Bonvehí, ha acusado a Puigdemont de romper la «palabra dada» y los acuerdos firmados para hacerse con el control de la marca de JxCat. «Lamentamos que este comportamiento y compromiso no haya sido asumido por todas las otras partes, rompiéndose, no solo con la palabra dada, también con los acuerdos firmados, y prescindiendo así de todos los principios de buena fe y confianza que deben regir el comportamiento ético y político», dicen en un comunicado.

Bonvehí recuerda que firmaron un acuerdo con el presidente de la Crida Nacional per la República, Jordi Sànchez, por el que «cualquier cambio en JxCat tenía que ser acordado y avalado también por el PDeCAT», circunstancia que no se ha producido, añaden.

Por ello, anuncia que el PDeCAT hará las «consultas oportunas» en el registro de partidos para conocer en base a qué documentos se ha efectuado este cambio.

También reitera que no se puede entender JxCat sin el PDeCAT, tal y como consta en todos los acuerdos establecidos hasta la fecha, y defiende que su partido, en el marco de las negociaciones para la reordenar el espacio, ha priorizado «en todo momento la voluntad constructiva desde el respeto y la mayor honestidad política en toda esta cuestión».