Política

Puigdemont sigue militando en el PDeCat pese a presidir el nuevo Junts

Puigdemont, en la pantalla, junto a Torra. EP

Carles Puigdemont sigue militando en el Partido Demócrata Catalán (PDeCat) pese a presidir el nuevo partido Junts. Así lo ha confirmado hoy el portavoz del partido heredero de Convergencia, Marc Solsona, tras la reunión de la ejecutiva del partido, que mantiene abiertas las negociaciones con Junts para concurrir juntos a las elecciones, aseguran. Solsona ha insistido una y otra vez en que los estatutos del partido no permiten la doble militancia, pero lo cierto es que un grueso importante de cargos ex convergentes se han sumado ya a las nuevas siglas lideradas por Puigdemont sin renunciar a la militancia en el PDeCat.

Sí han dimitido de sus cargos orgánicos la ya ex vicepresidenta del partido, Miriam Nogueras, que dejó el PDeCat la semana pasada, tras una reunión del Consell Nacional en la que los afines a Puigdemont no pudieron imponer una votación abierta a la militancia para disolver la estructura del PDeCat en el nuevo Junts, como quieren los puigdemontistas.

Junto a Nogueras, número dos de JxCat en el Congreso y perteneciente al círculo más próximo de ex presidente fugado, han oficializado su baja la también diputada Lourdes Ciuró, Toni Postius, regidor en el Ayuntamiento de Lleida, y Montse Morante, asesora de Meritxell Budó en el Departamento de Presidencia de la Generalitat. Sin embargo, siguen militando oficialmente en el PDeCat los consellers Budó, Jordi Puigneró o Damià Calvet, que han dado apoyo al partido.

Xavier Trias, al frente del comité de etica del PDeCat y promocionando el nuevo partido en las redes

Es el caso también de Xavier Trias, ex alcalde de Barcelona y ex consejero de Jordi Pujol con Convergencia, que ha expresado su apoyo al proyecto de Puigdemont en uno de sus videos promocionales, pero sigue presidiendo el Comité de Ética del partido heredero de Convergencia. Precisamente el encargado de dilucidar en qué casos podría, excepcionalmente, aceptarse la doble militancia.

Solsona ha intentado defender este lunes la posición de Trias. «Hay vínculos que no son fáciles de diseccionar» ha apuntado el portavoz nacionalista, «no vemos que esto lo incapacite para tomar decisiones como responsable de la comisión de ética». Solsona ha evitado también fijar un plazo para que el PDeCat fuerce la salida del partido de aquellos asociados integrados en la cúpula de la nueva formación, para concluir que «el plazo nos lo marcará el informe que la comisión de ética» debe elaborar sobre este conflicto.

5% de bajas en el PDeCat

«El asociado del PDeCat sabe que no contemplamos la doble militancia» ha reiterado para señalar que «apelamos a la honestidad de cada asociado, no es cuestión del partido sino del asociado, y más cuando hemos apelado a nuestros asociados para que apoyen al partido». Sobre la mesa, la batalla por los cargos y herencia política del partido heredero de Convergencia, y el temor de la dirección del PDeCat de que Puigdemont conserve fuerza suficiente en el partido para forzar su disolución en su nuevo proyecto.

Solsona ha querido rebajar además la incidencia del nuevo partido en la militancia neoconvergente y ha asegurado que las bajas de asociados, una semana después de la puesta en marcha de Junts representan solo el 5% de la militancia.

La dirección del PDeCat ha insistido, además, en su negativa a disolverse en Junts, apuntando hoy que, ttras la constitución oficial como nuevo partido y la designación de la nueva dirección orgánica, lo que hay haora es «una negociación entre dos partidos que trabajan para llegar a un acuerdo». Solsona ha repetido esta fórmula para desmentir las acusaciones del entorno de Puigdemont, que les acusan de «agarrarse al cargo» en el PDeCat, y defender su voluntad de mantener vivo el legado político del nacionalismo convergente.

Eso sí, ha dejado claro que no tienen ninguna relación con las presuntas prácticas corruptas de CDC destapadas en la investigación del «caso 3%» y ha anunciado que el partido se defenderá «de forma muy activa» contra las acusaciones derivadas de la interlocutoria de la Audiencia Nacional. «Quiero constatar que el PDeCat no es responsable de ninguna acción corrupta, nadie podrá encontrar ningún indicio, ni imputar delitos a una persona jurídica -el PDeCat- que no existía» cuando se produjeron los delitos de corrupción atribuidos a Convergencia.

El portavoz del PDeCat ha lamentado además que «todavía no hemos visto el escrito de acusación que explique por qué el PDeCat aparece en esta interlocutoria» en la que el juez De la Mata ha imputado a 32 personas, entre ex gerentes de Convergencia, altos cargos de diversas administraciones catalanas y directivos de empresas por el cobro de comisiones a cambio de la adjudicación de obra pública.

Comentar ()