Rocío García Romero, jefa de gabinete del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha renunciado al cargo ocho meses después de su nombramiento que fue «transitorio», por lo que su salida estaba pactada y se ha buscado el «momento más oportuno» para oficializarla. Otras fuentes vinculan la renuncia con su desacuerdo con la forma en que se gestionó la destitución del coronel Diego Pérez de los Cobos como jefe de la Comandancia de Madrid.

García Romero (Jaén, 1983) asumió ser jefa de gabinete el pasado enero en sustitución de Rafael Pérez, que fue nombrado secretario de Estado de Seguridad en sustitución de la valenciana Ana Botella.

Desde la llegada de Grande-Marlaska al Ministerio del Interior hace dos años, Rocío García Romero ha formado parte del círculo más estrecho de colaboradores del ministro y, de hecho, fue adjunta a Rafael Pérez en el gabinete en la primera legislatura.

El cese de Pérez de los Cobos

Fuentes de Interior circunscriben su salida del Ministerio a una decisión personal y que estaba prevista, en tanto que desvinculan su renuncia, que ha adelantado eldiario.es, a las discrepancias de García Romero con la gestión del cese del jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, el coronel Diego Pérez de los Cobos. Según las fuentes consultadas por este diario, ella fue de las que aconsejó más templanza en la forma de gestionar dicha decisión.

El oficial de la Guardia Civil interpuso el pasado 23 de junio un recurso de alzada en contra de su destitución al considerar que fue una decisión arbitraria y que no había razones objetivas para desplazarle del puesto. Fue después de que Pérez de los Cobos se negara a facilitar a sus superiores información sobre la causa que había abierto un juzgado de Madrid contra el delegado del Gobierno en esta comunidad por permitir la autorización de la manifestación feminista del pasado 8-M. El ministro Grande-Marlaska lo ha desestimado.

Licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales ETEA de Córdoba, Rocío García había desarrollado su carrera profesional como auditora financiera y fiscal en BDO Deutschland (Alemania), responsable del departamento Financiero, Tesorería y Administración Comercial en Mantequerías Arias (Grupo Bongrain), auditora financiera senior en PriceWaterhouseCoopers (PwC) y como consultora en KPMG hasta su llegada al Ministerio del Interior hace dos años.