La Policía Nacional reconoce que el 86 % de sus motocicletas superan la vida útil, lo que exige una renovación de la flota para poder ofrecer una respuesta «inmediata y eficaz» y no comprometer la seguridad de los agentes que patrullan en este tipo de vehículo.

El Cuerpo Nacional cuenta con un parque formado por 1.085 motocicletas y 932 tienen una antigüedad superior a los seis años, el periodo de uso estimado para las uniformadas atendiendo a las horas de utilización y el kilometraje que acumulan. Es menos de la mitad que el previsto para las de uso convencional.

Estos datos se incluyen en la memoria justificativa elaborada por la Jefatura del Área de Automoción -dependiente de la División Económica y Técnica- con motivo del procedimiento de licitación para la compra de 22 motocicletas eléctricas. Se trata de la primera remesa de estas características que incorporará el Cuerpo, si bien la entrega no se producirá antes de septiembre de 2021.

Memoria justificativa elaborada por la Jefatura de Automoción del Cuerpo Nacional de Policía.

«La elección del motor eléctrico responde a la necesidad de introducción de vehículos eléctricos en el patrullaje en motocicleta uniformada como estrategia para la descarbonización de la flota de la Policía Nacional y mejora de la calidad del aire en los centros urbanos, así como la imagen corporativa de cara al ciudadano. Por esto, se entiende la conveniencia de introducir un vehículo policial menos contaminante, ya que una motocicleta eléctrica permite el ahorro de combustible y elimina las emisiones», ha justificado.

La Policía cierra la compra de sus 22 primeras motos eléctricas, que no se incorporarán hasta finales de 2021

La Dirección General de la Policía acaba de adjudicar el contrato a la empresa Next Motorbike SL, importadora y distribuidora de vehículos eléctricos en España desde hace siete años. La firma barcelonesa suministrará las 22 motos eléctricas -junto con su equipamiento policial- por 413.434,95 euros (6.655 euros por debajo del presupuesto de licitación), lo que arroja un precio unitario de 18.792 euros.

Next Motorbike se impuso a Cooltra Motos SL, que ofrecía una motocicleta con idéntica autonomía pero ligeramente más cara y que tarda más tiempo en cargar su batería: 9,8 frente a 5,7 horas. Estos dos factores decantaron la elección a favor de la compañía con sede en Manresa, que ya provee a otras policías del país.

Modelo de motocicleta eléctrica adquirida por la Policía Nacional.

El modelo seleccionado es el DSR 14.4 de Zero Motorcycles, un fabricante radicado en Scotts Valley (California, EEUU). La motocicleta pesa 190 kilos, equipa un motor de 146 newton metro (equivalente a uno de combustión de 1.000 centímetros cúbicos), alcanza una velocidad punta de 163 kilómetros a la hora y tiene autonomía para rodar 262 kilómetros en ciudad merced a su batería de 14,4 kWh. 

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) considera «fundamental» la renovación del parque móvil del Cuerpo Nacional debido a la antigüedad que tienen muchos de sus vehículos y juzga «muy positivo» que se avance hacia modelos eléctricos desde un punto de vista ecológico, si bien considera que esta solución es «más estética que práctica» a la vista de que las motocicletas y turismos se usan en el Cuerpo las 24 horas de los 365 días del año y del tiempo que requiere la carga de las baterías.

«Condiciones penosas»

«En cualquier caso, lo que nos parece muy mejorable es el hecho de que estas renovaciones deberían producirse antes de que se alcanzase el fin de la vida útil de los vehículos, de modo que en ningún caso se pudiera poner en riesgo, por cuestiones propiamente técnicas de los vehículos, la integridad de los policías. Estamos cansados de ver vehículos que superan ese límite de vida útil estimado por la Dirección General de la Policía y que, aunque superen los controles técnicos, las condiciones de higiene de las tapicerías o el estado propio del acondicionamiento interior son penosas para prestar servicio», declara a este diario Carlos Prieto, secretario de Riesgos Laborales del SUP.

Las primeras 22 motocicletas eléctricas no se incorporarán a la flota de la Policía Nacional hasta dentro de un año. Según se detalla en el pliego de cláusulas administrativas que reguló el concurso, el proveedor tendrá un plazo de 90 días a contar desde «el 1 de septiembre de 2021 o desde la firma del contrato si ésta fuera posterior».

En el primer trimestre del año, la Dirección General de la Policía renovó parte de su flota de vehículos al cerrar dos procedimientos de contratación para la incorporación en régimen de renting de 1.218 radiopatrullas tipo ‘K’ del segmento medio y 942 tipo ‘Z’ (600 de gasolina y 300 de monitorización híbrida). Interior abonará 50,34 millones a Alphabet España Fleet Management SA durante cuatro años.