La magistrada vallisoletana María Luisa Segoviano Astaburuaga (1950) contaría con el apoyo mayoritario de los miembros del Pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para alcanzar la presidencia de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, convirtiéndose en la primera presidenta de una Sala del alto tribunal. Aunque en el debate y votación de nombramientos previsto este miércoles en el órgano de Gobierno de los jueces la magistrada Pilar Teso también opta a la presidencia de la Sala Tercera, por lo que del pleno podría resultar una doble designación histórica.

Segoviano lleva 14 años, desde 2006, en la Sala Cuarta del Tribunal Supremo que opta a presidir. Su padre fue magistrado y su madre se licenció en Derecho en Valladolid, igual que ella. Tuvieron siete hijos de los que seis se dedican a profesiones jurídicas, por lo que, como ella misma contó en el programa Juezas, Mujeres en la 2 de Televisión Española emitido durante el confinamiento, es jueza por tradición familiar.

Preocupada y sensibilizada contra la violencia de género, es autora de varias publicaciones en este ámbito. Compañeros de carrera judicial la definen como feminista y ella misma reparó durante el mencionado programa televisivo en la falta de mujeres en los puestos más relevantes de la judicatura. «El ejemplo lo tenemos cuando vemos la foto de inauguración del año judicial, absolutamente todos hombres», afirmó. Esa foto podría cambiar con su entrada en la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo como primera presidenta de una de las cinco Salas del alto tribunal.

Trayectoria

Segoviano ingresó como magistrada en la Carrera Judicial en 1987 por el turno reservado a juristas de reconocida competencia. Previamente, fue secretaria de Magistratura de Trabajo por oposición en 1974. Fue presidenta de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León con sede en Burgos entre 1997 y 2002 y presidenta de la Sala de lo Social del mismo Tribunal Superior con sede en Valladolid entre ese año y 2006, cuando fue nombrada magistrada del Tribunal Supremo.

Miembro de la Junta Electoral Central desde el año 2012, en 2001 ingresó como académica de número en la Real Academia de Legislación y Jurisprudencia de Valladolid con la lectura del discurso El derecho a la intimidad en el ámbito laboral. Desde enero de 2016 es presidenta de la citada Academia.

Ha ejercido la docencia como profesora asociada en el Departamento de Derecho Procesal de la Universidad de Valladolid (1999-2006) y es miembro del consejo asesor de la Revista Jurídica de Castilla y León desde su fundación en 2003.

Autora de varias publicaciones, en especial en materia procesal, de igualdad de género y concursal, ha escrito numerosos artículos sobre derechos fundamentales, utilización de las nuevas tecnologías en el despido, seguridad social y cuestiones procesales. También ha dirigido y participado en diversos cursos de formación organizados por distintos organismos e instituciones. Está en posesión de la Cruz de Honor de la Orden de San Raimundo de Peñafort, según recoge su currículum público del Portal de Transparencia del Poder Judicial.