La campaña presidencial más mediática de Estados Unidos terminó ayer con una relativa sorpresa en el vencedor de los comicios. El republicano Donald Trump ocupará la Casa Blanca los próximos cuatro años y una de sus primeras misiones será superar el rechazo que suscita en buena parte de la sociedad norteamericana.

Un buen termómetro de esto es Twitter. La red social ardió durante toda la jornada electoral con millones de mensajes a favor y en contra de ambos candidatos. En el año 2012, cuando el demócrata Barack Obama y el republicano Mitt Romney estaban en la carrera presidencial, se lanzaron 31 millones de trinos en todo el día. Esa cifra se superó ayer a media tarde.

Para las 18 de la tarde, hora de la costa este norteamericana, ya se habían mandado más de 25 millones de tuits relacionados con las elecciones, una cantidad que pasó de los 40 millones cuando ya entró la noche y todavía había cierta incertidumbre sobre el ganador.

En el momento en el que el recuento confirmó que Trump sería el vencedor Twitter se llenó de millones de comentarios, y la cuenta se disparó hasta superar los 75 millones de mensajes hasta las 3 de la madrugada, hora de la costa este.

Esto quiere decir que en apenas cinco horas circularon 35 millones de mensajes en Twitter, cuatro millones más que en todo el día de los comicios de 2012. Bien es cierto que entonces la red social estaba aún lampiña, pero es una diferencia más que notable.

Apenas unas horas después de su victoria, Trump cambió la biografía de su perfil de Twitter y la actualizó con un escueto pero directo «Presidente electo de los Estados Unidos». También modificó su encabezamiento, donde colocó una imagen con su vicepresidente, Michael Pence.

En su primer tuit, Trump mantuvo el tono conciliador de su discurso de victoria. «¡Qué noche tan maravillosa e importante! Los hombres y mujeres olvidados no lo volverán a ser. Debemos estar más unidos que nunca», tuiteó el ya presidente de Estados Unidos.

Su rival, y la gran perdedora de la noche, tardó unas horas en acudir a su perfil oficial para lanzar algún mensaje a sus seguidores.

Hillary Clinton, candidata demócrata, mandó su último comentario antes de conocer los resultados de las urnas. En él, Clinton decía que «este equipo tiene muchas cosas de las que sentirse orgulloso. Pase lo que pase esta noche, gracias por todo».

Este sencillo tuit se compartió rápidamente y acabó por convertirse en el segundo trino más retuiteado de la cuenta de Hillary Clinton, según los datos de Twitter.