La tensión entre Irán y Reino Unido aumenta. El gobierno británico ha confirmado la captura de un petrolero británico, según ha señalado este viernes el ministro de Exteriores Jeremy Hunt.

La embarcación ha sido interceptada en el estrecho de Ormuz. Una acción que Londres considera «inaceptable», en palabras del titular británico de Exteriores, Jeremy Hunt.

El petrolero capturado hace unas horas por la Guardia Revolucionaria se debe, según Teherán, a la decisión del capitán de la embarcación de «no respetar el derecho marítimo internacional”.

Retención en Gibraltar

El incidente se produce después de que la Corte Suprema de Gibraltar haya extendido por treinta días más el periodo de detención del petrolero iraní Grace 1, retenido desde hace dos semanas en el Peñón por las sospechas de que transportaba crudo a Siria.

Según ha informado el Gobierno gibraltareño, la decisión ha sido tomada este viernes en una reunión de la Corte Suprema, que ha fijado una nueva audiencia para el 15 de agosto.

El petrolero fue interceptado cerca de Punta Europa por las sospechas de que transportara crudo a una refinería de Banyas en Siria, país en conflicto armado desde hace ocho años y sujeto a sanciones de la Unión Europea.

Cuatro miembros de la tripulación del petrolero, entre ellos el capitán, fueron detenidos, aunque fueron puestos en libertad bajo fianza la pasada semana.