Series y Televisión

La nueva serie de HBO revela por qué matan las mujeres

Esta comedia negra creada por Marc Cherry ('Mujeres desesperadas') detalla la vida de tres mujeres que viven en tres décadas diferentes.

HBO

Un año después de su estreno en Estados Unidos, aterriza en España Por qué matan las mujeres, la nueva de ficción de HBO que cuenta la historia de tres matrimonios que han vivido en la misma mansión en los años 1963, 1984 y 2019. Es decir, hay tres líneas temporales. En la década de 1960, se instalan en esta vivienda de Pasadena (California) la dócil Beth Ann Stanton (Ginnifer Goodwin) y su marido, Rob Stanton (Sam Jaeger). En 1984, sus nuevos dueños pasan a ser Simone Grove (Lucy Liu) y Karl Grove (Jack Davenport). La última pareja, que llega a la mansión en 2019, está conformada por Taylor Harding (Kirby Howell-Baptiste) y Eli Cohen (Reid Scott).

A través de estas tres parejas, la serie ahonda en las relaciones intramatrimoniales a lo largo de varias décadas. En la primera, que se desarrolla en 1963, Rob, pese a vivir en esta revolucionaria década, indica a su mujer que se ha quedado sin café dando un toque en su taza. Beth Ann, tan servicial como siempre, responde a la petición de su marido con una sonrisa. Esto descoloca a sus vecinos, que contemplan la escena sentados a la mesa de los Stanton, y muestran su extrañeza. Sin embargo, tanto Beth Ann como Rob tienen asimilada la dinámica amo-sierva, por lo que se sorprenden a su vez con la reacción de los invitados. Y esto es solo el principio.

La alienación que sufre Beth Ann llega a su límite cuando se niega a creer que su marido le está engañando, pese a que el matrimonio vecino confiesa haberle visto con otra mujer. Mientras ella pasa su tiempo arreglando la casa para que Rob esté a gusto cuando llegue, él se dedica a inventarse reuniones de trabajo para pasar más tiempo con su amante. En cuanto asume la verdad, ella intenta convertirse en la esposa que su marido necesita, como si la infidelidad se debiera a lo mal atendido que pudiera estar.

Muy diferente es, en algunos aspectos, el personaje al que da vida Lucy Liu. El matrimonio Grove llega a la mansión de Pasadena en el año 1984, y lo inauguran con una gran celebración. Suelos de mármol, canapés de ingredientes imposibles y prendas de colores vivos impregnan un ambiente que está a punto de dejar de ser festivo. Durante la fiesta, uno de los camareros informa a la dueña de la casa que hay un sobre a su nombre.

En él, Simone Grove (Lucy Liu), encuentra unas fotografías de su actual (y tercer) marido, Karl Grove (Jack Davenport), en la que se le ve besando a un hombre. Con el miedo de que se arruine la velada, la señora Grove indica a su esposo que se reúnan en privado para pedirle explicaciones. Este no solo confirma el engaño, sino que intenta suicidarse ingiriendo una alta dosis de pastillas sin que su mujer pueda detenerlo. «Ni se te ocurra morirte, no vas a librarte de esta», chilla una exasperada Simone Grove. Esa necesidad de mantener una fachada, de evitar a toda costa que se arruine la fiesta y de exigir a su marido que sobreviva para no salirse con la suya, parecen indicar que Simone Grove teme más por su imagen que por otra cosa.

Taylor Harding (Kirby Howell-Baptiste) y Eli Cohen (Reid Scott) forman la tercera y última pareja de Por qué matan las mujeres. Este matrimonio contrasta de manera drástica con Beth Ann y Rob, puesto que la encargada de pagar las facturas es ella, ya que su marido lleva más de dos años sin vender un guion. Puede que esta pareja de 2019 resulte revolucionaria, incluso a sus coetáneos, puesto que mantienen una relación abierta pese a haber pasado por el altar. Esta situación, que ambos parecen tener bajo control, se complica cuando aparece en el umbral de la puerta la amante de Taylor, que ha huido de su abusivo ex-novio.

La llegada de Jade Tabatchnick (Alexandra Daddario) a la mansión de Pasadena, infringe el contrato verbal que acordaron tanto Taylor como Eli por el que no traerían a sus ‘ligues’ a casa. Sin embargo, Eli parece cambiar de opinión cuando contempla a la atractiva y encantadora Jade, lo que le hace recordar que, si su mujer puede tener una amante, él también. Esto abre un nuevo debate, puesto que el matrimonio Harding-Cohen no se había planteado tener una relación a tres. Si una de las dos partes no estuviera de acuerdo, podría tratase de adulterio.

De este modo, la serie Por qué matan las mujeres sigue tres líneas temporales en que sus protagonistas tienen, en realidad, algo en común: ser víctimas del adulterio. Ahora que ellas saben de qué pie cojean sus maridos, ¿qué harán para ponerle solución? ¿Acabar con la vida de ellos? ¿Con las de sus amantes? Por qué matan las mujeres dará respuestas a estos y otros interrogantes el próximo 26 de junio.

Comentar ()