Michael K. Williams, el actor que interpretó el mítico papel de Omar Little en ‘The Wire’, ha sido hallado muerto a los 54 años en su ático de Brooklyn, según ha adelantado el New York Post.

«No hay ningún indicio de criminalidad», dijo una fuente policial al citado medio: «Sin entrada forzada, el apartamento estaba en orden». Las autoridades sospechan de una posible muerte por sobredosis. Williams fue encontrado muerto por un sobrino que se acercó a comprobar su estado después de no haber recibido noticias suyas en varios días.

También conocido por su papel como Chalky White en Boardwalk Empire, Michael K. Williams se ganó la gloria interpretando a Omar Little en The Wire, considerado por muchos el mejor personaje de la mejor serie de la historia.

En la ficción de HBO, que recorre el submundo de las drogas, la policía, la corrupción y la política en la ciudad de Baltimore, Omar Little era el justiciero que sembraba el terror entre los narcos cada vez que aparecía por los barrios en los que los niños alertaban de su presencia al grito de «Omar is coming«.

El personaje de Omar Little, que consiguió tras un solo casting, está inspirado en Donnie Andrews, un personaje real que durante los años 70 y 80 robó a multitud de narcotraficantes en Baltimore y se popularizó por su norma de no involucrar nunca en los problemas de la calle a mujeres y niños, aunque terminó condenado a prisión por dos asesinatos.

Little es uno de los personajes más carismáticos de la ficción de HBO, e incluso el ex presidente Barack Obama lo referenció en multitud de ocasiones como uno de sus personajes televisivos preferidos.

No obstante, la interpretación de Omar Little trajo problemas personales a la vida de Michael K. Williams, que comenzó a usar el nombre de su personaje en la vida real y cayó en una profunda adicción al cannabis y la cocaína, como él mismo ha reconocido en ocasiones. Williams llegó a confesar haber acudido a la Iglesia a pedir ayuda para luchar contra sus problemas con las drogas, cuando aún estaba desarrollándose el rodaje de la serie.

Con todo, su personaje dejó varias de las frases más recordadas de la monumental serie de David Simon. «Si vienes a por el rey, mejor no falles», «Un hombre tiene que tener un código» o «El dinero no tiene dueños, sólo gastadores», son ya historia de la televisión gracias a su interpretación.

Michael Kenneth Williams seguía trabajando habitualmente y había rodado varias películas y series este mismo año, algunas de las cuales todavía no han sido estrenadas. Su último rol en televisión fueron diez episodios en la serie de terror Territorio Lovecraft, por el que estaba nominado a los Emmy como mejor actor secundario.