Series y Televisión

'El juego del calamar', la serie de Netflix de la que todo el mundo habla

Escena de 'El Juego del calamar' donde aparecen 9 hombres vestidos con trajes rojos y la cara tapada por un símbolo

Escena de la serie de Netflix, 'El Juego del calamar' Netflix

Desde que se estrenó el pasado 17 de septiembre la primera temporada del nuevo éxito surcoreano de Netflix, El juego del calamar, no ha dejado de ser tendencia. El éxito ha llegado hasta tal punto en el que los fans han empezado a mandar dinero a uno de sus productores.

El Juego del calamar va camino a posicionarse en el ranking de una de las series más vistas de la plataforma americana. El potencial histórico creado por el director Hwang Dong-hyuk ha seducido a los suscriptores de la compañía de Ted Sarandos y han encumbrado a la producción surcoreana a lo más alto de la lista de recomendaciones de Netflix.

La serie trata de unas 456 personas que por diversas situaciones tienen deudas que saldar. Todos ellos son invitados a participar en una sangrienta competencia que consiste en colaborar en un total de seis juegos infantiles en los que el ganador se llevará un premio millonario. ¿La parte mala? Quien pierda, será asesinado sin piedad.

Esta producción se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza para algunos fans que no paran de dar vueltas a diferentes teorías que habrían llevado a Hwang a narrar esta historia, basada en los juegos infantiles coreanos de los años 70. Tal es así, que incluso ha habido personas que han ingresado dinero al número de cuenta que aparecía en uno de los capítulos, correspondiente a uno de los productores.

«El número de cuenta que aparece pertenece a uno de los productores de la serie «

Para explicar lo sucedido Hwang Dong-Hyuk ha contado para Allkpop cómo surgió la idea: «El número de cuenta que aparece pertenece a uno de los productores de la serie. Llegamos a un acuerdo con el equipo de dirección y lo usamos. He oído que el productor ha estado recibiendo algunos depósitos de unos 456 KRW (lo que equivale a no más de 30 céntimos) de gente que ha visto la serie”

Número de cuenta de la serie de Netflix, 'El juego del calamar'
Número de cuenta de la serie de Netflix, ‘El juego del calamar’ Netflix

Por si no les había sido suficiente, además del número de cuenta también se ha filtrado el número de teléfono de una persona del equipo. Este número aparecía en la carta que los concursantes recibían para invitarles a participar en los juegos. Aunque la persona afectada no ha querido revelar su identidad, ha confirmado que ha recibido más de 4000 llamadas telefónicas de fans.

El director cuenta que están intentando solucionarlo: «Usamos ese número porque nos dijeron que era un número seguro para utilizarlo», pero los productores no se esperaban que el número funcionase si ponías el código 010. «Lo sentimos mucho por no haber revisado este detalle. Sé que el equipo de producción está trabajando en compensar a este individuo. Vamos a responsabilizarnos de esto hasta el final»

La réplica a tamaño real de la muñeca de ‘El Juego del Calamar’

Desde que Netflix existe no nos ha dejado de sorprender con sus impresionantes campañas de marketing. Desde las que coloca en el Edificio España de Madrid hasta el coche rojo que instalaron en una fachada para anunciar el documental de Michael Schumacher. Ahora, la plataforma ha dado un paso más allá y ha decidido colocar una réplica exacta de la muñeca gigante que aparece en el primer juego de la serie:

Terrorífico cuanto menos, esta producción mide más de tres metros de alto y se encarga de controlar con su luz verde y roja uno de los pasos de peatones cercanos al centro comercial en el que está ubicada, asegurándose de que ningún peatón cruce cuando no debe. La muñeca está instalada en la ciudad de Quezon, en Filipinas.

Al igual que los participantes de las pruebas a muerte de la ficción de Netflix, el director y guionista coreano fue también un hombre endeudado que buscó cualquier alternativa para dejar atrás sus problemas. De hecho, la serie se proyectó por primera vez en el año 2008, cuando Hwang Dong-hyuk sufría una grave crisis financiera. La idea surgió de referencias culturales como Los Juegos del hambre o Battle Royale, películas que llevaron al cineasta a preguntarse cómo sería su vida si participara en este tipo de juegos. La imaginación se encargó de hacer el resto.

Te puede interesar

Comentar ()