Hoy se cumplen cuatro años del lanzamiento de un proyecto que tuvo en vilo a más de 30 personas durante meses y que ha logrado entusiasmar a cientos de miles de lectores cada día. El Independiente publicaba su primera portada el 22 de septiembre de 2016. Empezamos fuertes: Victoria Prego firmaba la apertura, una entrevista a Alberto Nuñez Feijóo. Y la acogida no pudo ser mejor.

Varios meses atrás de aquel día de nervios y estrenos, la novena planta de un edificio de la calle San Bernardo de Madrid comenzaba a llenarse de mesas y ordenadores. De cabezas que dedicaron horas y horas a imaginar el diseño, la tipografía, el contenido…, de cómo crear un medio que llegase a los lectores con piezas de calidad y que no se perdiese entre los cientos de páginas web que saturaban el mercado.

No fue fácil, pero con todo ya un poco encauzado, con las ideas ya bastante claras, en agosto comenzamos a llegar los periodistas. Casimiro García-Abadillo, director de este medio, fue claro: “Estamos aquí para hacer un medio de calidad, pausado, pensado, diseñado para generar un buen periodismo. Periódicos como el nuestro no nacen todos los días, es un periódico ideado, creado y controlado por periodistas; vamos a tener que trabajar muy duro pero yo sé que el trabajo no nos asusta».

Y añadió que nuestro único límite era «el profundo respeto a la verdad con la guía del rigor, la seriedad y el trabajo bien hecho». «No somos un equipo muy grande pero sí somos un gran equipo, si perseveramos en nuestras convicciones los lectores influyentes de este país se fijarán en nosotros», sentenció.

Durante semanas trabajamos en aprender, en reaprender muchas veces lo que durante años nos habían enseñado en otros lugares. Veníamos de El Mundo, de Expansión, de El Periódico… de meses difíciles en los que los medios de comunicación pasaban por situaciones complejas. De años en los que el periodismo nos había dado tantas alegrías como tristezas pero en aquella nueva redacción sólo se veían sonrisas e ilusión.

Pero aquí estamos, cuatro años después, con el respaldo de los lectores, la confianza de nuestros suscriptores y con unos datos que avalan que la idea era buena y que se hizo bien. Que estos 48 meses de trabajo han merecido la pena y que El Independiente se ha hecho un hueco en una tarta que ya estaba muy repartida.

En este tiempo, hemos sido testigos de situaciones complicadas, de momentos políticos muy convulsos: por una moción de censura, por un nuevo gobierno, por un comienzo de crisis económica cuando aún nos temblaban las piernas con la anterior. Por una pandemia que nos ha hecho trabajar desde casa sacando lo mejor de nosotros cuando los muertos crecían en número y el ánimo caía en picado. Ha sido en estos momentos en los que El Independiente ha sacado lo mejor de nosotros, cuando no solo hemos estado informando con rigor y credibilidad, con lealtad a nuestros valores, sino que también hemos llegado a más lectores que nunca alcanzado los 9 millones en el pasado mes de abril. 

Pero para entender cómo nos encontramos ahora, tenemos que poner la mirada atrás. Esos últimos meses de 2016 los dedicamos a darnos a conocer. Para ello tanto periodistas, técnicos, la dirección, el departamento de comunicación y recursos humanos se unieron en un sólo equipo. Todos juntos conseguimos que El Independiente sonara cada vez un poco más.

Los artículos de opinión fueron una de nuestras grandes bazas y nos situaron como un referente en análisis político y económico.

También las secciones de Economía y Política nos enseñaron que se podía dar la información con cierta pausa y mucha calidad. Por aquí han pasado grandes periodistas, siguen aún muchos de ellos entre nosotros y otros han venido a reforzar el proyecto. Desde la banca, pasando por la información empresarial, sindical… hasta un seguimiento exhaustivo de los partidos políticos y del referéndum de Cataluña que marcó la agenda del 2017, un año que empezamos con nuestra primera gran exclusiva, Fernández Díaz autorizó las grabaciones en su despacho del Ministerio del Interior, y logramos que nuestros lectores encontraran en El Independiente artículos de mucho interés y que comenzáramos a dar que hablar en estos sectores. En un año incrementamos nuestro tráfico en un 152%, cogiendo la fuerza necesaria para poder continuar. 

En 2018 todo dio un vuelco. El PNV comunicaba al entonces Gobierno de Rajoy que apoyaría la moción de censura y El Independiente lo adelantó en exclusiva . Fueron unos meses de gran contenido informativo, cambiamos de gobierno como nunca antes lo habíamos hecho: echando, literalmente, al anterior.

Aquí la sección de Política trabajó  lo mejor y lo más rápido posible toda la información sobre lo que estaba ocurriendo. También la de Economía, que no dejó un solo tema por tocar. Siendo menos periodistas que cualquier otro medio del mismo nivel, conseguimos llegar a todo y llegar bien. 

Ese año nos consolidamos. Pasamos de 11 millones de lectores del 2017 a casi 18 en este periodo, crecimos más de un 46% respecto al año anterior. Ayudó también, y mucho, la información de Salud, que ahora nos parece esencial. También las secciones de Cultura y Ciencia comenzaron a coger peso y nos situaron como un referente científico. Decimos no sólo dar la noticia, sino explicarla, contextualizarla y valernos de las nuevas tecnologías para llegar a un público más amplio. Funcionó. 

Hemos cambiado mucho y ese cambio se notó en 2019. Como en toda la prensa digital, entraba y salía gente, pero el espíritu se mantenía intacto. Cerramos este último año con 30 millones de lectores, una cifra impresionante para un medio que apenas había cumplido los 3 años.

Por eso ahora, en 2020, queremos celebrar nuestro cuarto aniversario de una manera especial. Aún no estamos ni en octubre y se nos queda corta la cifra del año anterior, superamos con creces los 3,5 millones de usuarios únicos que nos visitaban cada mes en el ejercicio precedente, llegando a los 5,5 en este gracias a grandes exclusivas como la salida abrupta de Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz del PP y a la cobertura sobre el COVID-19 durante estos meses tan duros. Por eso, hemos querido seguir mejorando, esta vez modificando nuestro diseño para que sea más intuitivo, más visual y ofreciendo una mejor experiencia para nuestros lectores.

También presumimos de nuestro crecimiento. A las ya asentadas secciones de Política y Economía, que han sido nuestros grandes pilares durante este tiempo, les sumamos una nueva: CATS. Tal y como nuestro director ha asegurado en este aniversario: «Han sido años difíciles pero hemos dado lo mejor de nosotros, ahora vamos a aportar más, a cubrir más temáticas para llegar a un número mayor de lectores. Hemos sido, y somos, un periódico de información ‘dura’, ahora también lo seremos de temas más ociosos».

A partir de hoy nuestro periódico presenta una nueva sección que engloba Cultura, Ciencia, Sociedad, Deportes y Sucesos; temáticas que nunca habíamos dejado de lado pero que ahora cogen más presencia ocupando casi la mitad de nuestra página principal. Aquí podrán leer reportajes, entrevistas, podrán pararse a pensar cuando el mundo les pide que vayan corriendo con la lengua fuera.

Han sido cuatro años muy largos que han pasado muy deprisa y en los que les agradecemos a todos habernos seguido, leído y escuchado, porque nos han dado la fuerza y el soporte para poder seguir trabajando con la mayor calidad posible y siempre pensando en hacer un gran periódico. Como aseguró García-Abadillo aquel 22 de septiembre de 2016, «tenemos delante un gran reto pero no tenemos excusas para la mediocridad. Nuestro futuro depende solo de nuestro ingenio». Seguimos.