Romina Celeste Núñez, una joven paraguaya de 25 años, fue vista por última vez la pasada Nochevieja. Una semana después de perderle el rastro y ante la preocupación de los familiares por la falta de noticias de la joven, su marido denunció la desaparición de Romina ante las autoridades, alegando que no lo hizo antes porque no era la primera vez que la chica cortaba todo contacto con él tras una discusión. A continuación, repasamos los pasos que han dado las autoridades en un caso que, de despejar todos los interrogantes, podría convertirse en el tercer episodio de violencia de género de 2019.

  1. Detención de Raúl D.C. El pasado domingo, la Guardia Civil detenía al marido de la desaparecida en el domicilio de la misma por reunir los “indicios razonablemente suficientes” que llevó a las autoridades a responsabilizarle por la desaparición.
  2. La Guardia Civil busca un cadáver. Las diligencias practicadas desde la detención del individuo inducen a los responsables del caso a pensar que la joven ha muerto, ya que su marido reconoció haberla encontrado muerta la noche de Año Nuevo. Sin embargo, alega no ser el responsable de su muerte, pese a tener una fuerte discusión con ella las horas previas.
  3. Raúl D.C. se deshizo del cuerpo. El principal sospechoso ha declarado que, tras encontrar a Romina muerta en el domicilio, se deshizo del cadáver tirando sus restos en el mar. Por tanto, las pesquisas policiales para buscar su cuerpo se han trasladado a las aguas de la costa de Lanzarote.
  4. El sospechoso estaba drogado. El marido de Romina Celeste ha declarado que la madrugada de Año Nuevo había consumida drogas y que, asustado por ello, decidió tirar el cadáver al mar.
  5. Intentó quemar el cuerpo. El sospechoso ha declarado a la Guardia Civil que tuvo varios días el cuerpo en casa y que intentó quemarla. En su versión, al comprobar que no podría hacer desaparecer el cuerpo, pensó en arrojar al mar el cadáver, que se rompió por los daños ocasionados por el fuego. Finalmente apunta que tiró al Atlántico en varios puntos de la costa de Lanzarote los restos de la joven.
  6. Registro del domicilio. La Guardia Civil registró el pasado 15 de enero la casa de Costa Teguise (Lanzarote) donde residía la joven paraguaya en busca de indicios que revelen cómo murió.

Lo que aún se desconoce

Pese a que todos los focos están puestos en Raúl, las autoridades se encuentran aún a la espera de que el sospechoso admita la autoría del crimen o encontrar más pistas para incriminarle.

Al no tener el cuerpo, se desconoce aún cómo murió realmente la joven, de ahí la importancia de que el detenido esclarezca el punto exacto en el que se deshizo del cuerpo de Romina.

Mientras las investigaciones avanzan, la madre de la joven todavía alberga la esperanza de que suene el teléfono y le digan que está viva, según ha contado desde Paraguay a la Radio Autonómica de Canarias. “A una niña tan linda no le puede pasar esto”, dice. Míriam Rodríguez asegura que no puede conciliar el sueño, porque teme que, si está dormida y llega esa llamada, no la oiga. Esta mujer reconoce incluso que hasta ahora tenía una buena impresión de su yerno, al que veía cariñoso y detallista con su hija. “No entiendo si hizo lo que dicen que hizo”, añade.

El caso está en manos del juez de Arrecife al que le correspondió en su turno de guardia, pero este está sopesando inhibirse en favor del juzgado de la ciudad con competencias en materia de delitos de violencia machista.

Una vez resueltas todas las cuestiones se espera aclarar la última de todas: si Romina es la cuarta víctima mortal de violencia machista en 2019.