En 2017, un centro de salud de Zaragoza traspapeló el electrocardiograma de un paciente y le adjudicó por error el de otro usuario que provocó que este terminase operado por error de un ataque cardíaco que no padecía, según publica el diario ABC.

Los hechos ocurrieron concretamente en el Centro de Salud de Fuentes de Ebro (Zaragoza), donde el damnificado acudió por una opresión en el pecho que le dificultaba la respiración, motivo por el que le sometieron a un electrocardiograma. La doctora que le atendió le diagnosticó una patología leve conocida como pericarditis vírica, nada relacionado con una afección cardíaca.

Pero un error en el documento que le entregaron a la médica provoca que esta active inmediatamente el denominado «código infarto», ya que el erróneo electrocardiograma presentaba los signos típicos de un ataque cardíaco, por lo que solicitó urgentemente una UVI móvil para trasladar al paciente al Hospital Miguel Servet de Zaragoza.

Allí fue tratado de urgencia como infartado, internado en la UCI y sometido a un cateterismo previa administración de morfina, hasta que los médicos comprobaron que el corazón del hombre estaba completamente sano. Tras varias pruebas se dieron cuenta que se habían confundido de electro en el centro de salud y se le había adjudicado el de un paciente que sí había sido atendido por estas causas el día anterior.

Como consecuencia del error, el afectado tuvo que estar ingresado cinco días y pasar otros 24 días de baja. Por todo ello solicitó una indemnización de 15.000 euros, algo que ni de lejos se parece a la cantidad que ha percibido finalmente por parte de la Administración: 475 euros.