Las autoridades francesas, en colaboración con la Guardia Civil, están tratando de localizar a Natalia Sánchez Uribe, una estudiante española de 22 años desaparecida la semana pasada en París, donde cursa una beca Erasmus que concluía en dos semanas. De momento, estos son los datos que se conocen sobre la desaparición de la joven.

  • Natalia, de 22 años, es estudiante de la facultad de Economía y Empresa de la Universidad Autónoma de Barcelona y desde septiembre cursaba en París una beca Erasmus en la Escuela de Economía de la Sarbona. La estudiante, de 1,62 metros de estatura, piel morena, pelo largo castaño y un piercing en la nariz, residía en la calle Paul Fort, en el distrito 14 y cercano a la parada de metro Porte D’Orleans, al sur de la capital.
  • Los amigos y la familia de la joven dejaron de tener noticias de la joven desde el pasado jueves. Un día antes, el miércoles 1 de mayo, fue vista por última vez y dejó de contestar llamadas. Sus padres, residentes en Mallorca pero nacidos en Granada, se trasladaron a París para seguir de cerca las investigaciones y para centrarse en la difusión en Francia de la desaparición de su hija.
  • La mañana de su desaparición estaba trasladando sus maletas al piso de una amiga española, ya que se terminaba su contrato en el piso donde estaba viviendo.
  • La mochila de la joven ha aparecido en la capital gala con su ordenador portátil y su teléfono móvil dentro, según informo la universidad donde estudia. Según ha señalado una de las amigas de Natalia al diario ABC, la desaparecida se sentía «seguida» y «observada» y deseaba regresar pronto a su tierra porque no había hecho amistades en París.
  • En cuanto a la investigación sobre su paradero, el Consulado General de España en París está en contacto tanto con la policía judicial francesa como con la familia de Natalia. Los padres, según informa Efe, han pedido este martes que el caso «no se convierta en un circo».
  • En las redes sociales, la Fundación QSD (Quién sabe dónde) Global han pedido colaboración ciudadana para tratar de localizar a la estudiante. Mientras, la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) se ha puesto a disposición de la familia de la joven desaparecida, a través de la Facultad de Economía y Empresa.