Sociedad

Vuelve el 'abecedario del diablo': cuatro alumnos con heridas en un colegio de Bilbao

Durante el juego un estudiante debe decir una palabra con cada letra del abecedario mientras otro le rasca la mano con la uña.

logo
Vuelve el 'abecedario del diablo': cuatro alumnos con heridas en un colegio de Bilbao
Alumnos durante una clase.

Alumnos durante una clase.

Resumen:

El colegio Berrio-Otxoa de Bilbao ha detectado en la última semana cuatro casos de alumnos de 13 y 14 años que han participado en el ‘abecedario del diablo’, un juego de manos en el que una persona debe decir una palabra con cada letra del abecedario mientras otra le rasca la mano con la uña, según ha explicado a El Independiente el director del centro educativo, Emilio de la Fuente.

Todo comenzó el viernes de la semana pasada, cuando una alumna acudió al servicio médico del colegio para que le sanaran una herida de la mano. El colegio, al ver más adelante que la herida de la joven se había infectado, comenzó a elaborar un informe para hacérselo llegar a su médico de cabecera. Durante ese proceso, el tutor de la chica intuyó que «pasaba algo» y, tras una conversación entre la alumna y la doctora, se percataron de que la herida fue provocada por el juego del ‘abecedario del diablo’.

Tras alertar a todos los educadores, el colegio ha detectado esta semana otros tres casos de estudiantes de entre 13 y 14 años con heridas por el ‘abecedario del diablo’. El Berrio-Otxoa había escuchado que este juego de manos había afectado a alumnos de un instituto asturiano pero no tenían indicios de que se jugara en su centro.

Ante esta situación, el Berrio-Otxoa ha alertado a los padres y ofrecido una charla a los alumnos. El colegio no quiere generar alarma por este juego e insta el resto de centros educativos a que dispongan de un servicio médico «profesionalizado».

Este mismo año, el IES Astures de Lugones detectó a 40 alumnos con heridas por el ‘abecedario del diablo’, una práctica que se puso de moda «por unos vídeos que se habían bajado de YouTube y las redes sociales», según explicó el director del instituto a El Comercio.