Sociedad | Sucesos

Comandante Marín Núñez, el 'Águila' orgulloso de dibujar la bandera de España

El comandante, que ha fallecido este lunes tras sufrir un accidente frente a La Manga del Mar Menor, formó parte de la patrulla acrobática del Ejército del Aire y era capaz de realizar las maniobras más arriesgadas

Francisco Marín Núñez, comandante del Ejército del Aire.

Francisco Marín Núñez, comandante del Ejército del Aire. MINISTERIO DE DEFENSA

Un piloto con gran experiencia, que realizaba las maniobras más arriesgadas en el equipo acrobático del Ejército del Aire y que llegó incluso a pedir matrimonio a su novia tras una exhibición en Santiago de la Ribera. Así era Francisco Marín Núñez, el comandante fallecido este lunes tras sufrir un accidente con el avión C-101 que pilotaba y que se ha precipitado en aguas del Mediterráneo, frente a La Manga del Mar Menor, en la Región de Murcia.

Según La Información, Marín Núñez era uno de los profesionales más valorados de la ‘Patrulla del Águila’, un equipo al que perteneció y que protagoniza los cielos en eventos, exhibiciones aéreas y fiestas nacionales. De hecho, el comandante era capaz de poner el aeroplano a más de 700 kilómetros por hora y estaba especializado en el ‘looping invertido’, una maniobra que requiere alta preparación.

Este equipo despegó en junio de 1985 para comprobar el comportamiento del entonces nuevo CASA C-101, como explican en su página web. La misión de la ‘Patrulla del Águila’ es la de representar a España y a su Ejército del Aire en diferentes eventos y concluyendo las exhibiciones formando una de España con las estelas de sus aviones. Marín llegó a manifestar ante la televisión murciana que para él lo «más importante» era dibujar la bandera de España en el aire.

Francisco Marín nació en 1976 en Murcia e ingresó en la academia de San Javier en 1995. A lo largo de su trayectoria, el piloto sirvió a diferentes unidades de la Fuerza Aérea, como la ‘ALA 14’, ‘ALA 23’ o ‘MALOG’ y hasta la temporada pasada, a la ‘Patrulla del Águila’. En este equipo pilotaba el aeroplano ‘Solo’, con el que realizaba las maniobras más arriesgadas, según ha informado el Ministerio de Defensa.

Marín acumulaba 3.300 horas de vuelo en reactores y 1.500 con el C-101, según ha detallado José María Alonso, subdirector de la Academia General del Aire (AGA), de San Javier (Murcia) Ahora, su labor era la de instruir a las nuevas generaciones. Entre otras distinciones, el piloto recibió la Cruz al Mérito Aeronáutico, la Cruz de San Hermenegildo y una Medalla OTAN.

Hace tres años, tras una exhibición de la ‘Patrulla del Águila’ en Santiago de Ribera, el piloto pidió matrimonio a su novia dibujando una flecha dirigida a ella y entregándole el anillo al bajar del avión, según recuerda La Información.

El avión siniestrado, 30 años de vida y «seguro»

El comandante acababa de regresar de vacaciones y estaba en un vuelo de entrenamiento antes del comienzo de curso de los cadetes de la nueva promoción de la Academia General del Aire (AGA) En torno a las 9:38 horas, el avión, que sólo iba pilotado por Marín, se ha precipitado al mar a las aguas del Mediterráneo.

José María Alonso, subdirector de la Academia General del Aire (AGA), de San Javier (Murcia), ha explicado que en las imágenes captadas del siniestro se observa como el piloto trató de rectificar el picado sin lograrlo, según informa Efe.

El avión que pilotaba Marín estaba en la fase final de su vida operativa con 30 años de funcionamiento y era «seguro», ha explicado Alonso, que considera que aun es pronto para dilucidar si el accidente se produjo por un fallo mecánico o por un error del piloto. Mientras que sí han aparecido restos humanos en las playas de La Manga del Mar Menor, así como la cola y parte del fuselaje, parte de la cabina y de los motores siguen sin encontrarse, según el jefe de Capitanía Marítima de Cartagena, Óscar Villar.

El accidente del aeroplano ha movilizado a más de 300 personas procedentes de la Armada, Salvamento Marítimo, Cruz Roja, Protección Civil y el Ejército del Aire. Los efectivos tratan de recuperar los restos del reactor y del instructor, en una tarea que «no es fácil» por la diseminación de los objetos.

Comentar ()