Un bebé de 11 meses se intoxicó con éxtasis en un parque de Perales del Río en Getafe el pasado 24 de agosto, tal y como informa el diario El País. Según este medio, su madre vio como su hijo se quitaba el chupete y se metía algo blanco en la boca por lo que llamó corriendo a urgencias, aunque en un primer momento pensó que lo que había ingerido su hijo era tiza, y luego acudió junto a su marido al hospital Doce de Octubre tras ver que el niño se estaba quedando rígido.

Fue tras la analítica cuando se dieron cuenta de que el bebé había consumido éxtasis y tras lo que estuvo tres días en observación. Ahora mismo, el niño ha sido dado de algo y, tal y como aseguran los padres y el centro, sin secuelas.

En el informe de alta los médicos hicieron hincapié en un «riesgo social» y los servicios sociales del hospital están investigando a la familia. También la unidad de atención a la familia de la policía que ha derivado el caso al juzgado, que ahora deberá decidir si lo cierra o continúa con las investigaciones.