La incertidumbre es una de las grandes bestias con las que tiene que lidiar actualmente el pueblo saharaui. La otra es el olvido, que amenaza a una población que libra desde hace décadas una pugna con Marruecos por su soberanía.

Este miércoles, el Consejo de Seguridad de la ONU decidía prorrogar durante un año la misión que mantiene en el antiguo territorio español del Sáhara Occidental, algo que era recibido entre críticas por el Frente Polisario, dado que considera que extender esta misión cada 12 meses, en lugar de cada 6, como se hizo hasta la dimisión del enviado especial de las Naciones Unidas, Horst Köhler, podría ayudar a que este problema pierda peso en la agenda mundial. En mitad de esta compleja situación, hay varias decenas de viudas de miltares que sirvieron para el Ejército español en este territorio que esperan el visto bueno ministerial para cobrar la pensión.

Estas mujeres fueron cónyuges del personal militar saharaui que se empleaba en este territorio antes de 1976, cuando España abandonó esta ‘plaza’ tras la ‘marcha verde’ y la dejó en manos de Marruecos y Mauritania.

Los tribunales españoles reconocieron a estos hombres como clase pasiva y, por tanto, como beneficiarios de una pensión de jubilación. En los últimos años, el Tribunal Supremo ha dado la razón a algunas de sus mujeres para poder percibir una paga por viudedad.

DNI bilingüe

Sus letrados manejan actualmente decenas de expedientes en los que se aprecian DNIs con información en castellano y en árabe. Eran los documentos que poseían los habitantes de este territorio mientras fue provincia española y mientras servían para su Armada,

En total, son 103 las viudas que el Estado pretenden actualmente que se haga efectivo un derecho que les han reconocido los tribunales.

La Administración española exige, principalmente, que los militares fueran saharauis, y no marroquíes; que estuvieran en posesión de un DNI bilingüe, y que la pensión de retiro que cobraran fuera otorgada por los servicios prestados al Ejército español. También que sus viudas hayan sido capaces de probar su vínculo matrimonial con los fallecidos.

Actualmente, hay varias decenas de casos que están pendientes de resolución, si bien existen 18 viudas que tienen todos los trámites resueltos y que deberían haber percibido ya el primer ingreso

El Ministerio de Defensa reconoció hace unos meses el derecho de estas personas -la resolución se refiere a 12 de ellas- a percibir su retribución. Lo hizo en una resolución firmada por el Subsecretario. Sin embargo, los abogados de las solicitantes explican que todavía no han podido percibir la pensión. También denuncian que el departamento ministerial encabezado por Margarita Robles ha retrasado esta resolución alegando problemas burocráticos que -a su juicio- carecen de sentido.

Estos informantes recuerdan que el pasado abril, un coronel de la Correduría de Canarias visitó los territorios saharauis para comprobar, entre otras cosas, la filiación de estas personas. A su vuelta, la Administración alegó que habían tenido problemas para identificar al citado funcionario, pese a que los abogados de la causa tienen contacto directo con el mismo. En opinión de los letrados, fue una excusa más para retrasar el pago de las pensiones.

Actualmente, hay varias decenas de casos que están pendientes de resolución, si bien existen 18 viudas que tienen todos los trámites resueltos y que deberían haber percibido ya el primer ingreso. En total, estiman que el Estado les adeuda más de 100.000 euros de pagas atrasadas, que esperan ingresar cuanto antes.

Desde la defensa exponen que las dificultades a las que se enfrentan las viudas saharauis son enormes, dado que los requisitos que les exige el Estado son muchos más que los que reclama, por ejemplo, a aquellas viudas saharauis de la zonas ocupadas y que aportan pasaporte marroquí. «Su situación es de absoluta indefensión», lamentan.

Este periódico se ha puesto en contacto con el Ministerio de Defensa para tratar de obtener su versión con respecto a estos hechos y a los sucesivos atrasos de esta partida presupuestaria. Especialmente, desde el pasado abril, cuando el propio departamento reconoció el derecho de varias de estas viudas. Sin embargo, no ha obtenido respuesta al respecto.

Fuentes de la defensa de estas viudas lamentan la actitud del Gobierno al respecto. La extienden a otras partes de la Administración española, donde detectan cierta hostilidad hacia los saharauis que consideran injustificada. En cualquier caso, recuerdan que los tribunales han reconocido a estas mujeres esta pensión y esperan que puedan recibirla cuanto antes. Algunas de las que iniciaron esta causa, por cierto, ya han fallecido.