Sociedad | Sucesos

Conmoción tras la narración de los buzos que recuperaron el cuerpo de Diana Quer

José Enrique Abuín, alias el Chicle.

Visiblemente afectados, así han escuchado y visto los miembros del jurado el proceso de recuperación del cuerpo de Diana Quer del pozo de la nave de Asados en la que permaneció sumergido cerca de 500 días, una descripción que ha causado conmoción entre todos los presentes.

La cuarta jornada del juicio contra Enrique Abuín por el asesinato de Diana Quer ha sido especialmente dura por la declaración en sala, entre otros, de los buzos que participaron en la extracción del cadáver de la joven del pozo de Asados.

Además de escuchar las explicaciones, los miembros del jurado han tenido que visionar las grabaciones de este proceso, unas imágenes que no se han proyectado al resto de las personas presentes en la sala por expresa indicación del presidente del Tribunal, Ángel Pantín.

Los buzos que participaron en la extracción han contado como era la posición del cuerpo dentro del pozo, avalando que se trataba de algo inusual para un cadáver sumergido, y han certificado que se encontraba completo cuando bajaron a soltarlo de los lastres que lo mantenían a unos 50 centímetros del suelo con dos bloques de hormigón.

No obstante, en un durísimo relato que ha provocado que incluso personas del público se mostrasen visiblemente afectadas, han explicado que los cambios de presión y el movimiento al que sometieron al cuerpo para extraerlo provocó que se desmembrase parcialmente. A causa de este proceso, la cabeza llegó a tocar el fondo del pozo, en un momento en el que la defensa alega que pudieron ver modificados los elementos hallados.

En concreto, fue ya en el exterior cuando los allí presentes pudieron observar que en el pelo estaba enredada una brida, que dentro del pozo los buzos no pudieron ver por la posición del cadáver. La acusación considera que esta brida fue la empleada para estrangular a Diana, mientras que la defensa plantea que podría haberse encontrado previamente en el interior del pozo y haber entrado en contacto con la cabeza después.

Juan Carlos Quer, «descompuesto»

El padre y la hermana de Diana Quer, Juan Carlos y Valeria Quer, han estado presentes en la sesión, unos momentos tras los que Juan Carlos ha asegurado sentirse «descompuesto».

Muy afectado, el padre de la víctima ha dicho en declaraciones a los medios, tras la primera semana de juicio, que «la realidad no se puede tapar». «Día tras día, este individuo está más cerca de pagar como debe lo que ha hecho con una niña indefensa, que podría haber sido su propia hija», ha apuntado Juan Carlos, que ha pedido que no se le aplique «ningún atenuante», dado que El Chicle «nunca ha tenido la intención de atenuar el dolor de la familia».

El padre de Diana Quer ha afirmado que «cuesta creer» que «haya personas que sean capaces de hacer lo que ha hecho» y ha criticado que la defensa de Enrique Abuín trate de apuntalar una supuesta colaboración con la justicia. «No se lo vamos a regalar después de 500 días de suplicio», ha sentenciado.

Sobre la actitud del Chicle, Juan Carlos Quer lo ha calificado de «un cobarde desalmado con niñas indefensas» e «incapaz de sostener la mirada», toda vez que el acusado no ha mirado en los momentos en los que las partes han visionado los vídeos de la recuperación del cuerpo.

«Son individuos inhumanos y nuestra sociedad tiene que tomar las medidas para que no salgan jamás si no están reinsertados en la sociedad», ha dicho el padre de Diana.

Juan Carlos Quer ha admitido que la jornada de este viernes ha sido especialmente dura. De hecho, su hija Valeria ha tenido que abandonar la sala tras la declaración del primero de los buzos que ha intervenido y las revelaciones de esta sesión le han causado una afectación tan fuerte que ha tenido que ser atendida y trasladada por personal sanitario desde el propio edificio judicial.

Comentar ()