Unos delincuentes han provocado daños en la ermita del Santo Sepulcro de Tauste, que ayer apareció con su interior carbonizado. Entre los destrozos, se encontraron restos del vestido de la imagen del Nazareno, que fue quemado junto a la talla, las telas de las peanas y el altar, tal y como recoge El Heraldo, Javier Francés, custodio del Santo Sepulcro que se encontró con los destrozos a primera hora, declaró al citado medio que los asaltantes «habían quemado el vestido del Nazareno, el frontal del altar y estaba todo tirado por el suelo. Los asaltantes accedieron al interior de la ermita tras arrancar la reja de una pequeña ventana y salieron por la puerta que quedó abierta».

Esta es la primera ocasión en la que la ermite sufre un ataque de estas dimensiones. «Esta vez no ha sido un robo, ha sido maldad. En otras ocasiones habían entrado a robar y habían quedado las cosas revueltas pero lo de hoy ha sido por destrozar», añadió Francés.

Durante la jornada de hoy dará comienzo la labor de limpieza del interior, para poder observar «con detalle» los daños del lugar. Francés ha explicado que la imagen deteriorada «es el antiguo Nazareno que salía en la procesión de la Semana Santa y habrá que restaurarlo y volver a hacer el traje».